jue. Abr 18th, 2024



La agencia dio la bienvenida al inicio de la campaña de vacunación, en línea con los esfuerzos más amplios de salud pública de las autoridades nacionales, que comenzó el martes.

“El primer paso para proteger plenamente a las comunidades … es mediante la implementación de la vacunación[s]”, Dijo Johannes Van Der Klaauw, Representante del ACNUR en Bangladesh.

Distribución justa

ACNUR destacó que Al asignar las vacunas, la inclusión equitativa de los refugiados rohingya es fundamental para frenar la propagación de la enfermedad mortal.

La campaña está dirigida por las autoridades de Bangladesh con el apoyo técnico del ACNUR, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros socios humanitarios.

“Agradecemos al Gobierno de Bangladesh por haber incluido a los refugiados rohingya en la campaña de vacunación”, dijo el Sr. Van Der Klaauw.

La compleja crisis de refugiados rohingya estalló en agosto de 2017, tras los ataques contra puestos policiales remotos en el oeste de Myanmar por parte de grupos armados que supuestamente procedían de la comunidad. Estos fueron seguidos por contraataques sistemáticos contra la minoría, principalmente musulmanes rohingya, que grupos de derechos humanos, incluidos altos funcionarios de la ONU, han dicho que equivalían a limpieza étnica.

Esfuerzos de primera línea

Miles de refugiados y voluntarios de la comunidad de acogida han tomado la iniciativa, trabajando para luchar contra la pandemia en curso desde que comenzó, informando a los refugiados sobre la salud y la higiene, monitoreando los signos de enfermedad y conectando a la comunidad de refugiados con servicios de salud críticos, según ACNUR. .

“El Los refugiados rohingya y los voluntarios de la comunidad de acogida tienen un papel esencial en la primera línea para contener la propagación del COVID-19 en los campamentos ”, subrayó el funcionario de ACNUR.

Si bien la amenaza del COVID-19 sigue siendo crítica, sus esfuerzos han ayudado a prevenir y frenar los brotes y han salvado vidas.

Los desastres se acumulan

Las vacunas siguen a semanas de devastadoras lluvias monzónicas que han azotado el distrito de Cox’s Bazar, matando a ocho refugiados y 15 de sus anfitriones bangladesíes.

Y los deslizamientos de tierra, las inundaciones, los vientos y las tormentas han desplazado a casi 25.000 refugiados mientras devastan miles de instalaciones, incluidas clínicas de atención primaria, puntos de distribución y letrinas.

Al mismo tiempo, las carreteras, caminos y puentes dañados han obstaculizado el acceso humanitario.

Intensificando la respuesta

Los equipos de respuesta de emergencia del ACNUR y sus socios, refugiados y voluntarios de la comunidad de acogida se desplegaron para evaluar los daños.

Su objetivo es apoyar a las familias obligadas a reubicarse, reparar refugios y otros sitios, y garantizar el acceso a los servicios esenciales para todos.

Si bien el clima ha mejorado en los últimos días, la agencia advirtió que la temporada de monzones continuará durante varios meses más, seguida de la temporada de ciclones.



Fuente de la Noticia