jue. Abr 18th, 2024


Familiares y parientes lloran dentro de un hospital mientras están sentados junto a los cuerpos de las víctimas que murieron en una explosión frente a una escuela en el distrito de Dasht-e-Barchi, en el oeste de Kabul, el 8 de mayo de 2021, que mató al menos a 30 personas e hirió a decenas. más incluidos los estudiantes, dijeron las autoridades. – AFP / ZAKERIA HASHIMI

KABUL: Una explosión frente a una escuela de niñas en un área de la capital afgana poblada en gran parte por la comunidad chiíta Hazara el sábado mató a más de 30 personas e hirió a decenas, incluidos estudiantes, dijeron las autoridades.

La explosión sacudió el distrito de Dasht-e-Barchi, en el oeste de Kabul, mientras los residentes salían de compras antes del Eid-ul-Fitr la próxima semana, que marca el final del Ramadán.

Se produce cuando el ejército de los Estados Unidos continúa retirando a sus últimos 2.500 soldados restantes de un Afganistán devastado por la violencia, a pesar de los vacilantes esfuerzos de paz entre los talibanes y el gobierno afgano para poner fin a una guerra de décadas.

“Más de 30 estudiantes y otros compatriotas han muerto, y más de 50 más resultaron heridos. La cifra está aumentando”, dijo a la prensa el portavoz del Ministerio del Interior, Tareq Arian.

El ayudante de Arian, Hamid Roshan, dijo AFP que se había iniciado una investigación sobre la explosión.

“Vi muchos cuerpos ensangrentados en polvo y humo, mientras algunos de los heridos gritaban de dolor”, dijo Reza, quien escapó de la explosión. AFP, y agregó que la mayoría de las víctimas eran estudiantes adolescentes que acababan de salir de la escuela.

“Vi a una mujer revisando los cuerpos y llamando a su hija. Luego encontró el bolso manchado de sangre de su hija, después de lo cual se desmayó y cayó al suelo”.

El portavoz del Ministerio de Salud, Dastagir Nazari, dijo que varias ambulancias habían sido trasladadas al lugar y estaban evacuando a los heridos.

Dijo que una multitud enojada había golpeado a los trabajadores de la ambulancia en el lugar.

Ninguna organización asumió la responsabilidad del ataque y los talibanes negaron su participación.

‘Acto de terrorismo despreciable’

Los talibanes han negado haber llevado a cabo ataques en Kabul desde febrero del año pasado, cuando firmaron un acuerdo con Estados Unidos que allanó el camino para las conversaciones de paz y la retirada de las tropas estadounidenses restantes.

Se suponía que Estados Unidos había retirado todas las fuerzas el 1 de mayo en virtud de un acuerdo alcanzado con los talibanes el año pasado, pero Washington retrasó la fecha hasta el 11 de septiembre.

El principal diplomático estadounidense en Kabul, Ross Wilson, calificó la explosión de “abominable” y tuiteó: “Con decenas de asesinatos, este ataque imperdonable contra niños es un asalto al futuro de Afganistán, que no se puede sostener”.

La delegación de la Unión Europea en Afganistán condenó lo que calificó como un “acto de terrorismo despreciable”.

“Dirigirse principalmente a estudiantes en una escuela de niñas, hace que esto sea un ataque al futuro de Afganistán. A los jóvenes decididos a mejorar su país”, dijo en Twitter.

La Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) expresó su “profunda repulsión” por la explosión.

Pakistán calificó el ataque de “reprensible” y prometió apoyar a Afganistán en sus esfuerzos de paz.

El barrio de Dasht-e-Barchi ha sido un objetivo habitual de ataques.

En mayo del año pasado, un grupo de hombres armados atacó un hospital en el área en una incursión descarada a plena luz del día que dejó 25 personas muertas, incluidas 16 madres de bebés recién nacidos.

El hospital contó con el apoyo de la organización benéfica médica internacional Médicos Sin Fronteras, que luego se retiró del proyecto.

Ningún grupo reclamó ese ataque.

El 24 de octubre, un atacante suicida se inmoló en un centro de enseñanza en el mismo distrito, matando a 18 personas, incluidos estudiantes, en un ataque que tampoco fue reclamado.



Source link