jue. May 30th, 2024



Mark Lowcock, quien también se desempeña como subsecretario general de Asuntos Humanitarios, dijo por videoconferencia que la guerra está “en última instancia detrás del riesgo de hambruna, la propagación de enfermedades y el colapso económico”.

Con millones de personas al borde de la inanición y el COVID-19 arrasando el país, “más violencia es lo último que necesita Yemen”, dijo, y pidió un alto el fuego en todo el país “ahora mismo”.

Aliviar el sufrimiento yemení

La crisis humanitaria está atrapando a los yemeníes en una “implacable espiral descendente”, agregó Lowcock, señalando que la hambruna “acecha al país”, el COVID-19 empuja al sistema de salud al colapso y la guerra incesante “haciendo que todo lo demás sea mucho peor”.

“Quiero dejar claro que el hambre, las enfermedades y otras miserias no están simplemente ‘sucediendo’ en Yemen”, dijo, “la guerra las está imponiendo”.

Un alto el fuego, la apertura de los puertos y la apertura del aeropuerto de Saná, contribuiría “en gran medida a aliviar el sufrimiento de las personas”, explicó el funcionario de la ONU, y agregó que estas medidas también podrían encaminar al país “hacia una paz más sostenible”.

Como lo exige el derecho internacional humanitario, subrayó la necesidad de proteger a los civiles al tiempo que reiteró la importancia del acceso humanitario.

“Proporcionar una respuesta de principios y basada en las necesidades en todo Yemen sigue siendo una prioridad máxima para las agencias y los donantes por igual”, dijo el Coordinador Humanitario.

Una carrera aparentemente interminable

El jefe humanitario enfatizó que las agencias de ayuda están compitiendo para abordar las necesidades más severas en todo el país sitiado, detener la hambruna, detener el COVID-19 y ayudar a las personas en áreas de conflicto.

“También estamos corriendo hacia un precipicio fiscal”, dijo, y afirmó que el plan de respuesta de la ONU está financiado solo en un 34 por ciento.

Dado que varios donantes clave han recortado “drásticamente” su apoyo financiero, la falta de fondos sigue siendo la mayor amenaza para la operación de ayuda más grande del mundo, dijo Lowcock, y pidió a todos los donantes que aumenten la financiación.

Colapso económico

Mientras tanto, dado que la situación económica está acelerando el riesgo de hambruna, citó dos pasos inmediatos que pueden ayudar a detener el colapso.

Tras señalar que el rial yemení todavía cotiza cerca de mínimos históricos, el jefe de relevo dijo que debe fortalecerse y debe garantizarse “un flujo estable y adecuado de importaciones comerciales a través de todos los puertos”; esta es también la posición del Consejo desde hace mucho tiempo.

Marib en la mira

En cuanto a las fuerzas hutíes o la escalada militar “implacable” e “injustificable” de Ansar Allah en torno a Marib, en el centro de Yemen, el enviado especial de la ONU, Martin Griffiths, dijo que durante más de un mes se han perdido vidas, incluidas las de niños y civiles desplazados. interrumpiendo constantemente los esfuerzos de paz.

“Cuanto más se prolongue la ofensiva de Marib, mayores serán los riesgos para la estabilidad general y la cohesión social de Yemen”, advirtió.

Abogando por un “acuerdo político negociado inclusivo” para poner fin al conflicto, recordó que la conquista militar no pondría fin de manera decisiva a la guerra, sino que solo alimentaría más violencia y disturbios.

Ciclo madre de violencia

El Enviado Especial dijo que un alto el fuego en todo el país permitiría que el socorro humanitario, los niños regresen a la escuela de manera segura, la apertura de carreteras en muchas partes del país, así como una calma largamente esperada para todos los yemeníes.

“Los civiles … son los que más sufren por la militarización de la economía”, dijo, e instó a que se abriera el aeropuerto internacional de Sana’a al tráfico comercial y que se permitiera la entrada de combustible y otros productos básicos en Yemen a través de los puertos clave de Hudaydah. “Hay que priorizar las necesidades civiles por encima de todo”.

Finalmente, el Sr. Griffiths enfatizó la importancia de encontrar un arreglo pacífico y dijo que durante las próximas semanas trabajaría con las partes para detener los combates, abordar los problemas humanitarios críticos y reanudar el proceso político. Pido a la comunidad internacional que redoble sus esfuerzos para apoyar este esfuerzo.

Como el tiempo es esencial, señaló una posible reunión cara a cara, esperando que los participantes demuestren la voluntad política de trazar un camino a seguir.

El funcionario de la ONU advirtió que “no puede obligar a las partes a negociar”, diciendo, “esa es su responsabilidad … su deber para con el pueblo de Yemen”.



Fuente de la Noticia