lun. May 20th, 2024



Mientras el mundo observa con horror cómo el ejército de Myanmar sigue desafiando los llamamientos, incluso del Consejo de Seguridad de la ONU, para poner fin a las violaciones de los derechos humanos fundamentales y “volver al camino de la democracia”, dijo en una sesión a puerta cerrada del Consejo que más de 520 personas han sido asesinado desde que comenzó el golpe, y agregó que “la urgencia de una solución a esta crisis no podría ser más clara”.

El 1 de febrero, tras unas elecciones generales en las que el partido Liga Nacional para la Democracia (NLD) de Aung San Suu Kyi ganó por abrumadora mayoría, los militares tomaron el control total del país, encarcelaron a los líderes electos y declararon el estado de emergencia durante un año. lo que provocó protestas masivas.

El sábado, Día de las Fuerzas Armadas, las fuerzas de seguridad se volvieron contra sus propios ciudadanos, matando brutalmente a 100 personas, incluidos niños, tanto en las calles como en sus hogares, dijo el Enviado Especial.

Repercusiones devastadoras

En el contexto de la pandemia de COVID-19, advirtió a los embajadores en una sesión informativa a principios de este mes, que la crisis estaba desentrañando rápidamente un sector de salud pública ya frágil y arriesgando múltiples emergencias.

El enviado de la ONU explicó que se estaban perdiendo vidas que podrían salvarse en circunstancias normales, un colapso bancario “parece inminente” y las ondas de choque para las empresas han “derribado la cadena de suministro al tiempo que impactan fundamentalmente en la fuerza laboral”.

“Los logros de la transición democrática y el proceso de paz que tanto esfuerzo ha conseguido se están escapando”, añadió.

Además, la crueldad de los militares ha llevado a grupos étnicos armados en los estados de Kayin y Kachin a denunciar el golpe, “aumentando la posibilidad de una guerra civil a una escala sin precedentes”.

Y aunque los grupos vulnerables, incluidos los rohingya, serán los que más sufrirán, “inevitablemente, todo el país está a punto de convertirse en un Estado fallido”, advirtió.

“Considerar todas las herramientas disponibles para emprender acciones colectivas y hacer lo correcto, lo que el pueblo de Myanmar merece y prevenir una catástrofe multidimensional en el corazón de Asia”, pidió el enviado de la ONU al Consejo.

El ejército cierra el diálogo

Tras señalar que los crímenes y violaciones más graves del derecho internacional parecen estar “ocurriendo a plena vista”, la Sra. Schraner Burgener expresó su preocupación de que se volverían aún más sangrientos.

Si bien la mediación requiere diálogo, dijo que “el ejército de Myanmar ha cerrado sus puertas a la mayor parte del mundo” y solo se comprometerá cuando pueda contener la situación “mediante la represión y el terror”.

“Los líderes militares han demostrado claramente que no son capaces de administrar el país”, el enviado de la ONU, instando al Consejo a ayudar a restaurar el gobierno civil bajo el gobierno electo, encabezado por el presidente Win Myint y el consejero de Estado Suu Kyi.

Los líderes militares han demostrado claramente que no son capaces de administrar el país: Enviado de la ONU

Prevenir el baño de sangre

Aunque permanece abierta al diálogo, la funcionaria de la ONU reconoció que al esperar hasta que estén listos para hablar, “la situación en el terreno solo empeorará”, lo que significa que “un baño de sangre es inminente”.

“Nos hemos mantenido al margen durante demasiado tiempo mientras se han repetido los patrones de violaciones de derechos humanos y los crímenes internacionales más graves cometidos por el ejército de Myanmar”, dijo. “Este Consejo debe considerar acciones potencialmente significativas que puedan revertir el curso de los acontecimientos en Myanmar”.

La Sra. Schraner Burgener concluyó recordando a los Embajadores que la historia juzgará su inacción y los instó a superar “la precaución y el desacuerdo” mientras “todavía hay tiempo para evitar el peor resultado”.



Fuente de la Noticia