Ir al contenido

Myanmar: En carrera contrarreloj, los expertos recopilan pruebas de violaciones de derechos |


Trabajando desde Ginebra, hay expertos en violencia de género y delitos contra niños; analistas con experiencia en justicia internacional; especialistas en evidencia de fuente abierta; e investigadores que trabajan con sofisticados sistemas de información.

El equipo de profesionales se conoce formalmente como el Mecanismo de Investigación Independiente para Myanmar (IIMM) o Mecanismo de Myanmar, y fue creado en 2018 por el Consejo de Derechos Humanos.

El Mecanismo se estableció después de que una Misión Internacional Independiente de Investigación encontró “patrones claros” de violaciones por parte de los militares, conocido como Tatmadaw, e insistió en que los perpetradores de las “graves violaciones de derechos humanos”, incluidas las cometidas contra los rohingya, no deben quedar impune.

El IIMM no es un tribunal, ni tiene la facultad de enjuiciar. La esperanza es que toda la información que de otro modo podría perderse, se conserve y luego se comparta con los tribunales nacionales, regionales o internacionales.

En una extensa entrevista con ONU News, el jefe del Mecanismo, Nicholas Koumjian, explica la importancia de preservar esta evidencia antes de que se pierda potencialmente.

“Las escenas del crimen se alteran, los cuerpos se descomponen, las heridas pueden sanar, los recuerdos de las personas pueden desvanecerse, los testigos con información pueden fallecer”, explica. “Por eso es muy importante recopilar la información mientras pueda”.

La entrevista ha sido editada para mayor claridad y extensión.

Noticias de la ONU: Usted y sus colegas han estado trabajando durante más de dos años. ¿Cuál ha sido tu enfoque? ¿Qué se ha conseguido hasta ahora?

Nicolás Koumjian: Comenzamos hace dos años, en julio de 2019, y hemos ido construyendo el Mecanismo, adquiriendo toda la experiencia que creemos que sería necesaria.

Contamos con expertos en derecho penal internacional, en temas como violencia de género, investigación de delitos contra niños, investigación de agresiones sexuales, analistas con experiencia en casos internacionales muy complejos.

Contamos con personas con experiencia en el uso de pruebas de código abierto y sistemas de información muy sofisticados y seguros, de modo que la información que recopilamos y preservamos se mantiene de forma confidencial y nadie tiene acceso a ella, y eso también nos permite analizar las cantidades inmensas. de los datos que hemos recopilado.

Más noticias en la Web  Los peligros relacionados con el agua dominan la lista de los 10 desastres más destructivos |

Ahora estamos analizando las pruebas que hemos recopilado, más de dos millones de piezas, y analizándolas en varias situaciones, que creemos que tienen el potencial de constituir casos penales contra las personas responsables de esos delitos.

Noticias ONU: ¿Hay alguna conclusión preliminar? ¿Puedes compartir alguno?

Nicolás Koumjian: Lo diferente de nuestro mecanismo es que en realidad no somos un mecanismo de denuncia. No somos un tribunal ni una fiscalía. Estamos recopilando las pruebas y preparando archivos para compartirlos con los tribunales que podrían, o las autoridades judiciales que podrían tener la autoridad y la voluntad de llevar a cabo procedimientos justos para hacer que las personas rindan cuentas.

Se nos ha pedido específicamente que cooperemos con la Corte Penal Internacional, que tiene una investigación relacionada con el estado de Rakhine. [home to many of those mostly-Rohingya Muslims who have fled to neighbouring Bangladesh]y lo estamos haciendo.

Las partes también nos han pedido en la Corte Internacional de Justicia que compartamos pruebas, y analizamos esa situación. Queremos ayudar a los jueces en ese caso a tomar la mejor decisión, por lo que acordamos buscar evidencia relevante que podamos compartir, con el permiso de quienes nos la proporcionaron.

Nicolas Koumjian, Jefe del Mecanismo de Investigación Independiente para Myanmar., Por UN Photo / Jean Marc Ferré

🎧 Escuche la entrevista con el Sr. Koumjian.

Noticias ONU: ¿Puede decirme cómo está llevando a cabo este trabajo sin tener acceso al país?

Nicolás Koumjian: Es una pena que no tengamos acceso. El Consejo de Derechos Humanos pidió específicamente a Myanmar que cooperara con nosotros y nos hemos comunicado con ellos y continuaremos buscando cooperación y acceso al país, a las escenas del crimen y a los testigos dentro de Myanmar cuando podamos hacerlo. sin peligro.

Noticias de la ONU: ¿Tiene alguna esperanza de que pueda suceder pronto?

Nicolás Koumjian: No creo que haya una perspectiva inmediata de que eso suceda. Pero lo que he aprendido es que, en derecho penal internacional y, en general, en historia, es muy difícil predecir el futuro. Las cosas pueden cambiar mucho más rápido de lo que imaginamos, por lo que continuaremos extendiéndonos y esperando que las cosas cambien y que eventualmente tengamos acceso.

Noticias ONU: Respecto al golpe militar de febrero, ¿ha impactado su trabajo? Si es así, ¿de qué manera?

Nicolás Koumjian: Dijimos, cuando ocurrió el golpe por primera vez, que el cambio de gobierno en sí, el derrocamiento de la autoridad constitucional, la cuestión de elecciones justas y procesos democráticos, no está dentro de nuestro mandato, que se limita a los crímenes internacionales más graves y las violaciones de derechos humanos. ley internacional.

Más noticias en la Web  Economías en apuros, desigualdad cada vez mayor y millones vulnerables: la urgente necesidad de equidad en las vacunas |

Pero dijimos que estábamos muy preocupados, dada la historia de Myanmar, de tantos crímenes contra civiles ocurridos en conflictos políticos, que estaríamos observando la situación de cerca.

Lo que hemos visto desde entonces es, lamentablemente, que parece que se están produciendo delitos muy graves, en todo el país, en diferentes regiones, de forma sistemática y generalizada. Entonces, estamos recopilando esa información.

Muchas fuentes diferentes se han puesto en contacto voluntariamente con nosotros para proporcionarnos información.

Otros a los que hemos contactado. Creo que recibimos más de 200.000 comunicaciones solo en los primeros meses después del golpe, por lo que ha aumentado la carga sobre nosotros, pero también nos ha dado la oportunidad de tener más personas y organizaciones dispuestas a hablar con nosotros, más oportunidades para hablar con aquellos. que tienen información sobre lo que está sucediendo o ha sucedido en el pasado en Myanmar. Y esto ha creado algunas oportunidades para las investigaciones.

Las condiciones han ‘empeorado’ en Myanmar tras un golpe militar en febrero de 2021, según un relator de derechos humanos de la ONU, por el Banco Asiático de Desarrollo.

Noticias de la ONU: ¿Es correcto decir que algunas de estas investigaciones, parte de la información que está recopilando, no se realizarían ni se recopilarían de otra manera si su mecanismo no existiera?

Nicolás Koumjian: Sí, creo que es absolutamente justo decir eso.

He trabajado en diferentes tribunales de crímenes de guerra, diferentes procesos para buscar la rendición de cuentas, y una de las cosas que hemos visto en otros conflictos es la importancia de preservar la información mientras aún está fresca, mientras se puede, porque, por supuesto, el crimen las escenas se alteran, los cuerpos se descomponen, las heridas pueden sanar, los recuerdos de las personas pueden desvanecerse, los testigos con información pueden morir, pueden fallecer sin que se recopile esa información.

Por lo tanto, es muy importante recopilar la información mientras pueda, porque, lamentablemente, la justicia internacional a menudo es un proceso largo.

Llegué al mecanismo de Myanmar de ser el co-fiscal de las Salas Extraordinarias de los tribunales de Camboya, también conocido como el Tribunal Khmer Rouge, que estaba investigando los crímenes cometidos entre 1975 y 1979.

Incluso en 2019, 40 años después de que se cometieron esos delitos, ese proceso estaba en curso y se estaban utilizando las pruebas. Afortunadamente, gran parte de la evidencia que se utilizó allí fue recopilada por una organización de la sociedad civil, DC-Cam, en la década de 1990, y eso fue muy útil para nosotros.

Más noticias en la Web  Estados Unidos nombra enviada para defender los derechos de las mujeres afganas

Así que creemos que lo que estamos haciendo ahora es muy importante, para preservar la evidencia para que algún día, y esperamos que sea mucho antes de los 40 años, esta evidencia pueda usarse en tribunales que puedan responsabilizar a los responsables de delitos.

NOTICIAS DE LA ONU: Cuando habla de información y evidencia, ¿de qué está hablando? Comunicaciones electrónicas? ¿Pruebas forenses?

Nicolás Koumjian: Es una categoría amplia de información. Recopilaremos información de individuos, a veces entrevistamos a individuos, recopilaremos información que diferentes organizaciones han recopilado previamente, la consolidaremos y la analizaremos.

El campo de refugiados de Kutupalong en Cox's Bazar, Bangladesh, es uno de los más grandes del mundo.  y alberga a cientos de miles de rohingyas que huyeron de la violencia en Myanmar.

Mirando información digital, mirando información fotográfica y de video, analizándola con las más modernas tecnologías de la información. Podemos localizar dónde se tomaron los videos e identificar los duplicados, porque estamos obteniendo miles y miles de videos y fotografías, esto es muy importante para nosotros.

NOTICIAS DE LA ONU: ¿Y las está recibiendo de organizaciones de la sociedad civil? ¿Gente del país?

Nicolás Koumjian: Lo obtenemos de una amplia gama de fuentes diferentes y, por supuesto, una de las premisas básicas de nuestro trabajo es que no nombramos a las personas u organizaciones de las que recibimos la información. Pero diría que de una gama muy amplia de diferentes tipos, organizaciones, empresas, individuos, muchos tipos diferentes de fuentes.

NOTICIAS DE LA ONU: Hablaste de tener justicia. ¿Qué aspecto tiene en este caso?

Nicolás Koumjian: Creo que en Myanmar, como en muchos otros conflictos alrededor del mundo, muchas, muchas personas han sufrido. Algunos continúan sufriendo. Hay cientos de miles de refugiados que viven fuera de sus hogares, ya sea dentro de Myanmar o fuera de las fronteras del país, y desean volver a casa.

Desafortunadamente, los delitos de los que huyeron continúan ocurriendo de una forma u otra, por lo que no sienten que sea seguro regresar a casa.

Parte de la justicia es asegurar que quienes cometieron crímenes anteriormente con impunidad ahora serán considerados responsables, de modo que, con suerte, eso disuadirá de que ocurran crímenes futuros, y que el pueblo de Myanmar que sufrió pueda tener alguna esperanza de que estos crímenes terminen y que recibirán algo de justicia por lo que les sucedió a ellos mismos oa sus familiares.





Fuente de la Noticia