sáb. Jun 22nd, 2024


El secretario general de la ONU, António Guterres, pidió un mayor compromiso para promover la promesa de igualdad, justicia y dignidad para todos, en su mensaje inaugural.

Desde hace mucho tiempo

“Es un reconocimiento desde hace mucho tiempo de las profundas injusticias y la discriminación sistémica que los afrodescendientes han sufrido durante siglos y continúan enfrentando hoy”, dijo el Secretario General.

“Y es un llamado urgente a la acción para que todos, en todas partes, se comprometan a erradicar el mal del racismo”.

Más de 200 millones de personas solo en las Américas se identifican como afrodescendientes. Millones más se encuentran en todo el mundo fuera del continente africano.

Ya sea como descendientes de las víctimas de la trata transatlántica de esclavos o como migrantes más recientes, se encuentran entre algunos de los grupos más pobres y marginados, dijo la ONU.

En diciembre pasado, la Asamblea General de la ONU adoptó una resolución que establece el Día Internacional.

El objetivo era “promover un mayor reconocimiento y respeto por la diversidad del patrimonio, la cultura y la contribución de los afrodescendientes al desarrollo de las sociedades, y promover el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales de los afrodescendientes”.

Ahora es el momento

La resolución también recordó dos iniciativas de la ONU relacionadas: la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia de 2001, celebrada en Durban, Sudáfrica, y la declaración del Decenio Internacional de los Afrodescendientes, que se extiende hasta 2024.

“Veinte años después de la Declaración y Programa de Acción de Durban, y más de la mitad del Decenio Internacional de los Afrodescendientes, estamos experimentando un impulso sin precedentes para poner fin al flagelo mundial del racismo”, dijo el Secretario General. “No debemos desperdiciar esta oportunidad”.

Costa Rica encabezó los esfuerzos para crear el Día Internacional. El país centroamericano cambió su constitución política en 2015, definiéndose como una nación multiétnica y multicultural.

Jan André Solano es un estudiante universitario y activista de Limón, una ciudad en la costa caribeña de Costa Rica, que admira al fallecido ícono de los derechos civiles, el Dr. Martin Luther King Jr.

Recientemente participó en una iniciativa de la ONU que recopila las historias de varias personas afrodescendientes en su tierra natal, quienes también comparten sus logros, desafíos, esperanzas y lecciones de vida.

Sigo soñando con el cambio

A pesar de sus logros, Jan dijo que no entiende por qué algunas personas cruzan la calle cuando lo ven, o por qué es sometido a otras indignidades, como ser vigilado de cerca en los supermercados o ser señalado para registros policiales mientras está en público.

Cortesía de Jan André Solano

Jan André Solano participó en una iniciativa de la ONU que recoge las historias de varias personas afrodescendientes y a través de sus experiencias personales comparten sus logros, desafíos, deseos y lecciones de vida.

América Latina es el hogar de casi 134 millones de personas de ascendencia africana y un informe reciente de la comisión económica de la ONU para la región, CEPAL, revela cómo sufren pobreza, falta de acceso a servicios básicos y desigualdad.

Por ejemplo, en Brasil, la tasa de pobreza general es del 11,5%, pero entre los afrodescendientes es del 25,5%. La historia se repite en otros países como Ecuador y Colombia.

Al igual que el Dr. King, Jan dijo que también tiene un sueño: “Que la exclusión, la desigualdad, el racismo y la discriminación sean desterrados para siempre del mundo, y que yo tenga las mismas oportunidades para desarrollarme, llevar una vida próspera y así dedicarme a servir. y ayudando a todas las demás personas independientemente del color de su piel “.

Reconocer el legado, reparar los errores

El Secretario General señaló el trabajo de la ONU para desmantelar el racismo.

El Proyecto Ruta del Esclavo, dirigido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), fomenta una conversación abierta y honesta sobre el horror y la codicia de la esclavitud.

Otra iniciativa del Fondo de Población de las Naciones Unidas, UNFPA, se centra en ampliar las oportunidades para los jóvenes afrodescendientes, mientras que la oficina de derechos humanos de las Naciones Unidas, ACNUDH, ha lanzado la Agenda hacia un cambio transformador para la justicia racial y la igualdad en los esfuerzos para abordar el racismo sistémico, asegurar rendición de cuentas y brindar justicia reparadora.

A principios de este mes, la Asamblea General de la ONU estableció el Foro Permanente de las Naciones Unidas para los Afrodescendientes, un organismo asesor de 10 miembros que trabajará en estrecha colaboración con el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

“Reconocer el legado arraigado de la esclavitud, reparar los errores de la historia y romper la malvada mentira de la supremacía exige perseverancia y acción todos los días, en todos los niveles, en todas las sociedades”, dijo el jefe de la ONU.

“Juntos, comprometámonos a hacer nuestra parte y promover la promesa de igualdad, justicia y dignidad para todos”.





Fuente de la Noticia