vie. Jul 19th, 2024



En una declaración para conmemorar el Día Internacional de los Usuarios de Drogas, ONUSIDA dijo que se necesitan acciones para abordar el efecto negativo que tiene la criminalización sobre el VIH, la hepatitis viral y otros problemas de salud.

El día, que se conmemora anualmente el 1 de noviembre, afirma los derechos de esta población.

“ONUSIDA pide la plena participación de las comunidades de personas que consumen drogas para lograr una reforma legal encaminada a la despenalización y en la organización de programas de reducción de daños a nivel nacional. Esto nos ayudará a acabar con las desigualdades y acabar con el sida ”, dijo Winnie Byanyima, directora ejecutiva de la agencia.

En alto riesgo

ONUSIDA subrayó su compromiso con los derechos humanos y con el apoyo a los países en su lucha por la despenalización de la posesión de drogas y la plena implementación de programas de reducción de daños.

Aunque las personas que consumen y se inyectan drogas se encuentran entre los grupos con mayor riesgo de contraer el VIH, siguen marginadas y, a menudo, se les impide acceder a los servicios sociales y de salud.

El año pasado, el nueve por ciento de todas las nuevas infecciones por el VIH se produjeron entre personas que se inyectan drogas. Fuera del África subsahariana, la cifra se eleva al 20 por ciento.

Y aunque las mujeres representan menos del 30 por ciento de las personas que consumen drogas, es más probable que vivan con el VIH que sus homólogos masculinos.

Beneficios para la salud

El sistema de la ONU promueve los servicios de reducción de daños y la despenalización de la posesión personal de drogas, dijo ONUSIDA.

Estas políticas no aumentan el número de personas con dependencia a las drogas, sino que brindan beneficios sustanciales para la salud pública y personal.

La introducción oportuna y la implementación a gran escala de programas accesibles de reducción de daños pueden prevenir las infecciones por VIH, así como muchos casos de hepatitis viral B y C, tuberculosis y sobredosis de drogas, según la agencia.

Sin embargo, menos del uno por ciento de las personas que se inyectan drogas viven en países con los niveles de cobertura de agujas, jeringas y terapia de sustitución de opioides recomendados por las Naciones Unidas. Mientras tanto, el déficit de financiación para la reducción de daños en los países de ingresos bajos y medianos es de un “lamentable” 95%.

Impedimentos para acceder

Incluso cuando se dispone de programas de reducción de daños, es posible que no sean necesariamente accesibles, añadió ONUSIDA.

La criminalización del consumo de drogas y las penas severas, como el encarcelamiento, las elevadas multas o la separación de los niños de sus padres, son solo algunos de los impedimentos.

“Las mujeres que consumen drogas se enfrentan a tasas más altas de condena y encarcelamiento que los hombres que consumen drogas, lo que contribuye al aumento de los niveles de estigma y discriminación que enfrentan en los entornos de atención médica”, dijo la agencia.

“En efecto, la criminalización del uso y posesión de drogas para uso personal impacta de manera significativa y negativa la realización del derecho a la salud”.

Acción necesaria ahora

Este año, los Estados miembros de la ONU establecieron objetivos sobre la despenalización de la posesión de drogas para uso personal y la eliminación del estigma y la discriminación contra quienes consumen drogas y otras poblaciones clave.

Los objetivos tienen una fecha límite de 2025 e incluyen garantizar que el 90% de las personas que se inyectan drogas tengan acceso a programas de reducción de daños relacionados con la hepatitis C, el VIH y los servicios de salud mental.

Sin embargo, para alcanzarlos, “las acciones estratégicas a nivel de país deben comenzar hoy”, dijo ONUSIDA.



Fuente de la Noticia