jue. Abr 18th, 2024



“Varias partes del sistema de derechos humanos de la ONU, incluida mi propia Oficina, han expresado en repetidas ocasiones serias preocupaciones sobre los peligros de que las autoridades utilicen herramientas de vigilancia de una variedad de fuentes que supuestamente promueven la seguridad pública para piratear los teléfonos y computadoras de personas que conducen actividades legítimas actividades periodísticas, vigilancia de los derechos humanos o manifestación de disidencia u oposición política ”, dijo la Alta Comisionada Michelle Bachelet en un comunicado.

Según los informes, las acusaciones de filtración de datos de Pegasus que surgieron a través de un consorcio de organizaciones de medios durante el fin de semana, sugieren un abuso generalizado y continuo del software, que insisten los fabricantes, solo está destinado a ser utilizado contra delincuentes y terroristas.

El malware Pegasus infecta dispositivos electrónicos, lo que permite a los operadores de la herramienta obtener mensajes, fotos y correos electrónicos, grabar llamadas e incluso activar micrófonos, según los informes del consorcio. La filtración contiene una lista de más de 50.000 números de teléfono que, según se informa, pertenecen a aquellos identificados como personas de interés por los clientes de la empresa detrás de Pegasus, incluidos algunos gobiernos.

‘Papel indispensable’

El software de vigilancia se ha relacionado con el arresto, la intimidación e incluso el asesinato de periodistas y defensores de los derechos humanos, según el alto funcionario de la ONU.

Los informes de vigilancia también provocan miedo y hacen que las personas se autocensuren.

“Los periodistas y defensores de los derechos humanos juegan un papel indispensable en nuestras sociedades, y cuando son silenciados, todos sufrimos”, dijo, recordando a todos los Estados que las medidas de vigilancia solo pueden justificarse en circunstancias estrictamente definidas cuando sean necesarias y proporcionales a un objetivo legítimo. .

‘Intrusiones profundas’

Dado que el software espía Pegasus, “así como el creado por Candiru y otros, permite intrusiones extremadamente profundas en los dispositivos de las personas, lo que da como resultado información sobre todos los aspectos de sus vidas”, subrayó el jefe de derechos de la ONU, “su uso solo puede justificarse en el contexto de las investigaciones sobre delitos graves y graves amenazas a la seguridad ”.

Si bien las recientes acusaciones sobre el uso de Pegasus son parcialmente ciertas, sostuvo que “la línea roja se ha cruzado una y otra vez con total impunidad”.

‘Debida diligencia’

Las empresas que desarrollan y distribuyen tecnologías de vigilancia son responsables de evitar abusos contra los derechos humanos, dijo, y deben tomar medidas inmediatas para mitigar y reparar el daño que sus productos están causando, o contribuyendo, y llevar a cabo la “debida diligencia” en materia de derechos humanos para garantizar que ya no juegan un papel en “consecuencias tan desastrosas” ahora o en el futuro.

Los estados también tienen el deber de proteger a las personas de los abusos de los derechos de privacidad por parte de las empresas, agregó.

Un paso clave en esta dirección es que los Estados exijan por ley que las empresas cumplan con sus responsabilidades en materia de derechos humanos volviéndose más transparentes en el diseño y uso de los productos y estableciendo mecanismos eficaces de rendición de cuentas.

Mejor regulación clave

Los informes también confirman “la necesidad urgente de regular mejor la venta, transferencia y uso de tecnologías de vigilancia y garantizar una supervisión y autorización estrictas”.

Los gobiernos no solo deben dejar de utilizar de inmediato las tecnologías de vigilancia en formas que violen los derechos humanos, sino también “tomar medidas concretas” para protegerse contra esas invasiones de la privacidad “regulando la distribución, el uso y la exportación de la tecnología de vigilancia creada por otros”, dijo el Alto Comisionado. dicho.

Sin marcos regulatorios que cumplan con los derechos humanos, la Sra. Bachelet sostuvo que existen “simplemente demasiados riesgos” de que las herramientas se puedan utilizar para intimidar a los críticos y silenciar la disidencia.



Fuente de la Noticia