lun. Jun 17th, 2024


Ese es el mensaje de la agencia de la ONU para los refugiados, ACNUR, que el martes pidió apoyo para más de 60 atletas olímpicos y paralímpicos refugiados que actualmente dedican sus vidas a entrenar para los juegos.

Para conmemorar el Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz de la ONU, el 6 de abril, el ACNUR ha lanzado ‘The Journey’, un video social que muestra las historias extraordinarias de los aspirantes a refugiados olímpicos y paralímpicos.

Destaca cómo el deporte es más que una actividad de ocio; tiene el poder de traer esperanza y cambio a todos aquellos que se ven obligados a huir.

© Japón para ACNUR / Atsushi Shibu

Rose Nathike Lokonyen (derecha), una refugiada de Sudán del Sur, corre con su compañera de equipo en un campo de entrenamiento de gran altitud en Iten, Kenia.

Ganar descalzo

La historia que cuenta es similar a la vida de la atleta de pista y campo, Rose Nathike Lokonyen, una refugiada de Sudán del Sur que vive en Kenia.

Creció en el campo de refugiados de Kakuma en el norte de Kenia después de huir de la violencia en Sudán del Sur cuando tenía solo ocho años.

Durante una competencia escolar en el campamento, corrió una carrera de 10 kilómetros y terminó segunda.

Cuando las pruebas para el equipo de entrenamiento del Equipo Olímpico de Refugiados del Comité Olímpico Internacional (COI) llegaron al campamento de Kakuma, Rose ganó la carrera descalza.

Portador de la bandera

Luego pasó a entrenar en la capital de Kenia, Nairobi, para el evento olímpico de 800 metros y llevó la bandera del primer Equipo Olímpico de Refugiados de la historia, en los Juegos Olímpicos de 2016 en Río.

Ahora está entrenando duro con la esperanza de llegar a Tokio. “Quiero ayudar a las personas de todo el mundo a comprender mejor la vida de los refugiados y el poder que puede tener el deporte para cambiar vidas”, dijo la Sra. Lokonyen.

Como patrocinadora oficial de alto perfil del ACNUR, fue una de las dos becas del COI para deportistas refugiados que colaboraron en la producción del video.

‘The Journey’ cuenta la historia dramatizada de una refugiada que se ve obligada a huir de su hogar a pie para escapar del conflicto y la persecución.

Sueños de podio

Viajando por tierra y mar, finalmente se pone a salvo, restablece su vida y comienza a correr hacia un nuevo objetivo: una medalla.

El ACNUR trabaja en estrecha colaboración con el COI y el IPC para apoyar a los atletas refugiados que continúan entrenando a pesar de los desafíos del desplazamiento y la pandemia de Covid 19.

“Contra todo pronóstico, estos atletas extraordinarios han mantenido vivos sus sueños de representar a millones de refugiados en todo el mundo”, dijo Dominique Hyde, Director de Relaciones Externas de ACNUR.

“Junto con nuestros socios, el COI y el IPC, estamos dedicados a un mundo en el que todos los que se han visto obligados a huir, incluidos los discapacitados, puedan acceder a su derecho al deporte y al juego en todos los niveles”, añadió.

Con más de 80 millones de personas desplazadas en todo el mundo, ACNUR está trabajando con los gobiernos, el mundo del deporte, la sociedad civil y los refugiados para permitir el acceso y la participación en el deporte a todos los niveles a todas las personas obligadas a huir, incluidas las personas con discapacidad.

‘The Journey’ fue creado para el ACNUR, en asociación con el COI y el Comité Paralímpico Internacional, por la galardonada agencia, Don’t Panic, y dirigida por Pantera a través de Anonymous Content.



Fuente de la Noticia