mar. Jun 18th, 2024


Marie Christina Kolo, que se describe a sí misma como activista climática, ecofeminista y emprendedora social, fue una de las dos jóvenes que hablaron con el secretario general de la ONU, António Guterres, antes del Día Internacional de la Madre Tierra que se celebra anualmente el 22 de abril.

Expresó sus preocupaciones sobre el doble impacto en la isla del Océano Índico de la pandemia de COVID-19 y la actual crisis climática:

“El cambio climático no se detuvo con COVID-19 y eso es cierto en mi país, Madagascar. La pandemia actual nos ha enseñado lecciones.

Cooperación global

El primero es que el comercio global requiere cooperación global. En países en desarrollo como el mío, pudimos recibir muchas donaciones y apoyo de la comunidad internacional. También fue una buena oportunidad para que demostremos una vez más, nuestra tradicional solidaridad y solidaridad entre países.

Sin embargo, la pregunta a la que nos enfrentamos es ¿cómo podemos promover iniciativas de agua potable y saneamiento como el lavado de manos, que desempeñan un papel en la derrota del virus cuando tres de cada cuatro personas en Madagascar no tienen acceso a servicios de agua potable y saneamiento?

¿Cómo se pueden promover estas iniciativas cuando hay sequías e inundaciones relacionadas con el cambio climático?

Por lo tanto, debemos enfocarnos en acciones climáticas que sean relevantes en términos de aumentar el acceso al agua, por ejemplo, rehabilitar áreas de humedales.

Climáticamente inteligente

Necesitamos aprender a centrarnos en la agricultura climáticamente inteligente. Necesitamos aprender a ser autosuficientes en la producción de alimentos, a depender menos del turismo y el comercio.

La segunda lección para mí también es importante. Cuando pensamos en el apoyo, debemos considerar la adaptación y la resiliencia al cambio climático. La salud es una de las áreas clave de adaptación, por lo que es un momento perfecto para invertir en infraestructura de salud y en recursos humanos.

COVID-19 también interrumpió la cadena de suministro, por lo que esa es otra área que países como el mío deben considerar.

Por último, pero no menos importante, la inversión de recuperación y ayuda de COVID-19 debe abordar las formas desproporcionadas en las que las mujeres y otras poblaciones marginadas se han visto afectadas.

Foto ONU / Manuel Elías

El secretario general de la ONU, António Guterres, mantiene una conversación virtual sobre la acción climática con los jóvenes activistas Paloma Costa de Brasil (a la izquierda en la pantalla) y Marie Christina Kolo de Madagascar.

La biodiversidad

Creo que la biodiversidad de mi país se ha puesto en riesgo durante la pandemia, porque, ya sabes, en este contexto, donde la gente sufre de pobreza, van al bosque para encontrar una forma de vida.

Aquí la mayoría de las personas más pobres dependen de los recursos naturales; El 80% de la población de Madagascar vive en zonas rurales.

Solo piensan en su vida diaria; pueden llevar comida del bosque a sus familias. Entonces, cuando se habla de biodiversidad en esta pandemia, estamos ante una crisis en términos de protección de nuestro hábitat natural.

En este momento de crisis, es realmente un gran desafío para nosotros movilizarnos, para concienciar a la gente de que necesitamos proteger estos recursos naturales, que necesitamos encontrar un equilibrio entre nuestros medios de vida y la protección del mundo natural.

‘Tenemos una voz’

Sigo diciendo que soy optimista porque cada vez más jóvenes intentan promover una economía más verde y demostrar que no necesitamos explotar demasiado estos recursos naturales.

Quiero decir que la juventud no se quedará callada, que tenemos voz, que seremos escuchados y que debemos ser incluidos en la toma de decisiones. Necesitamos hacerlo primero a nivel nacional. Podemos trabajar juntos, podemos compartir las mejores prácticas.

Entonces, aprovecho esta oportunidad para hacer un llamado a todos los movimientos juveniles de todo el mundo para que trabajen juntos para lograr un cambio.

© UNICEF / Rindra Ramasomanana

Los bosques apoyan a muchas comunidades locales en Madagascar.



Fuente de la Noticia