dom. Abr 21st, 2024



Mankeur Ndiaye, Representante Especial de la República Centroafricana y Jefe de la Misión de Estabilización Integrada Multidimensional de la ONU (MINUSCA) expresó su preocupación por una contraofensiva militar contra la Coalición de Patriotas por el Cambio (CPC), una alianza de grupos armados que lanzó ataques contra fuerzas leales a el Gobierno antes de la votación presidencial de diciembre, que devolvió al poder al titular Faustin-Archange Touadéra el 4 de enero.

“El resultado ha sido una crisis humanitaria sin precedentes con nuevas oleadas de desplazamientos y el 57 por ciento de la población necesitada de asistencia humanitaria”, dijo, dirigiéndose a los embajadores en francés, dentro de la sala del Consejo.

Abusos generalizados de derechos

El Representante Especial subrayó que los recientes abusos generalizados de derechos cometidos por las fuerzas estatales envalentonan a los grupos armados, exacerban los temores de radicalización y comprometen cualquier posibilidad de generar confianza entre los ciudadanos y sus líderes.

“Esta es una nueva tendencia que, si no se cuida, arruinará el magro progreso que se ha logrado con tanto esfuerzo en la búsqueda de la cohesión social y la reconciliación nacional”, advirtió, y agregó que las fuerzas bilaterales solo serían útiles si contribuían a proteger a la población civil de los grupos armados y creando un entorno propicio para una solución política duradera.

Ndiaye también informó que la violencia sexual relacionada con el conflicto en el primer trimestre de este año es cinco veces mayor que la del último trimestre de 2020.

Al señalar el desarrollo de una comisión investigadora especial sobre abusos cometidos por las fuerzas del Estado de la República Centroafricana y sus socios, dijo que la MINUSCA tiene la intención de continuar documentando las violaciones de derechos para ser denunciadas públicamente, para “preservar un marco de diálogo franco, transparente y constructivo” con las autoridades. .

‘Azote’ de los artefactos explosivos improvisados

El saqueo y la militarización de la infraestructura civil, como escuelas y hospitales, obstaculizan el acceso ya inadecuado a los servicios básicos y socavan la protección de los civiles y la asistencia humanitaria, y los esfuerzos de paz y estabilidad, dijo el jefe de la MINUSCA.

También llamó la atención del Consejo sobre la frecuencia con que se despliegan artefactos explosivos, que han restringido el movimiento del personal de mantenimiento de la paz, obstaculizado las actividades económicas y reducido la movilidad de la MINUSCA y los agentes humanitarios.

“Hemos compartido nuestras preocupaciones con las autoridades nacionales pertinentes y hemos alentado la ratificación de las convenciones internacionales pertinentes para tener un mecanismo para prevenir y combatir este flagelo”, dijo el Sr. Ndiaye.

La misión de la misión

Señalando que la presencia de fuerzas internacionales junto con la MINUSCA está disminuyendo la efectividad de la misión, el funcionario de la ONU dijo que con el apoyo del Consejo, tomaría “medidas inmediatas” para crear las condiciones óptimas para mejorar la eficiencia y mejorar el desempeño de los cascos azules de la ONU. ‘.

Dijo a los embajadores que la MINUSCA había recibido garantías de que el presidente había dado instrucciones a los líderes militares de la República Centroafricana para que exploraran nuevas formas de trabajar con la misión.

Mientras tanto, citando los incidentes contra el personal de mantenimiento de la paz el 30 de mayo y el 19 de junio, el jefe de la MINUSCA subrayó que la seguridad de las tropas y el personal de la ONU sigue siendo “un imperativo”.

También señaló que el discurso de odio y la incitación a la violencia contra la MINUSCA y los socios de CAR se han vuelto “cada vez más estridentes en los últimos meses”.

“Hoy más que nunca, necesitamos el apoyo del Consejo”, dijo, y enfatizó que las amenazas multifacéticas ponen en peligro el mandato de la MINUSCA y ponen a las fuerzas de paz y al personal de la ONU en mayor riesgo.

Apoyo necesario

Ndiaye agradeció al Consejo de Seguridad, Angola, la Unión Africana (UA) y otros socios internacionales por su apoyo y solicitó asistencia financiera para cubrir un déficit estimado de $ 9 millones para las elecciones locales a principios de 2022.

Tras señalar que esas elecciones deberían contribuir significativamente a la gobernanza descentralizada, el desarrollo local y la participación de muchos más ciudadanos en la vida política, dijo que el presidente Touadéra y otros en el proceso político se han comprometido a completar el ciclo electoral.

“Debemos aprovechar esta nueva oportunidad para armonizar iniciativas regionales y alentar al nuevo Gobierno a movilizar el apoyo de todos los socios internacionales para el éxito del diálogo político inclusivo”, concluyó el Representante Especial.



Fuente de la Noticia