sáb. Jun 22nd, 2024



El cielo se puso rojo y la lava brotó del volcán el sábado, lo que provocó que miles de personas huyeran de la ciudad de dos millones, ubicada justo al sur. Los informes noticiosos indican que hasta cinco pueden haber muerto durante la evacuación y, según los informes, algunas casas se han perdido en el norte de Goma.

UNICEF dijo que más de 150 niños han sido separados de sus familias y se teme que más de 170 estén desaparecidos.

Más de 5.000 personas cruzaron la frontera hacia Ruanda desde Goma mientras la lava se movía lentamente, y al menos 25.000 fueron desplazadas en Sake, 25 kilómetros al noroeste de Goma, dijo la agencia.

“Sin embargo, la mayoría de la gente está regresando lentamente a casa desde que la lava dejó de fluir esta mañana”, según el comunicado de prensa, y señaló la preocupación de que cientos de personas regresan para encontrar casas dañadas y el suministro de agua y electricidad gravemente interrumpido.

Niños desamparados

Aún no está claro cuántos hogares se han visto afectados por la erupción, dijo UNICEF. Decenas de niños en la zona cercana al aeropuerto de Goma se han quedado sin hogar y en la indigencia.

Se ha desplegado un equipo de UNICEF en las áreas afectadas de Sake, Buhene, Kibati y Kibumba para brindar una respuesta de primera línea, que incluye la instalación de puntos de cloración de agua en Sake y sus alrededores para limitar la propagación del cólera.

La agencia está fortaleciendo la vigilancia de la mortal enfermedad transmitida por el agua, especialmente en la propia Goma, luego del regreso de los residentes.

Se están estableciendo dos centros de tránsito para niños no acompañados y separados, en estrecha colaboración con las autoridades congoleñas.

UNICEF dijo que trabajaría con sus socios para referir cualquier caso de violencia o abuso de género, para brindar apoyo médico y psicosocial adecuado.

MONUSCO ‘monitoreando de cerca’

La misión de mantenimiento de la paz de la ONU en la República Democrática del Congo, MONUSCO, tuiteó el domingo temprano que los helicópteros de la misión habían realizado vuelos de reconocimiento sobre el cráter, incluso el domingo por la mañana, y estaba “monitoreando de cerca la situación”.

La última vez que Nyiragongo entró en erupción en 2002, más de 100.000 quedaron sin hogar y, según informes, alrededor de 250 personas murieron. Es uno de los volcanes más activos del mundo y la erupción más mortífera del lago de lava, supuestamente condujo al acuerdo de más de 600 en 1977.





Fuente de la Noticia