mar. Jun 18th, 2024


En las dos provincias más afectadas de Kivu del Norte e Ituri, el ACNUR y sus socios registraron más de 1.200 muertes de civiles y 1.100 violaciones, lo que constituye un total de 25.000 abusos contra los derechos humanos.

En Ginebra, el portavoz del ACNUR, Boris Cheshirkov, dijo que la violencia “sigue cobrando vidas y expulsando a las personas de sus hogares”.

El jabón se prepara para su distribución por el ACNUR en un almacén en el este de la República Democrática del Congo. , por © ACNUR / Michelle Ehouman

Familias de acogida ‘exhaustas’

En total, más de un millón de congoleños han sido desplazados internos en el este del país en 2021, lo que ha ejercido una “enorme presión” sobre los que se vieron obligados a huir y sobre las familias de acogida, que han acogido al 94% de la población desplazada por la fuerza de la República Democrática del Congo.

“Las familias anfitrionas han mostrado una gran generosidad hacia sus compatriotas, pero están exhaustas y necesitan apoyo si quieren continuar como primeros en responder”, dijo Cheshirkov.

Los desplazados a menudo se ven obligados a regresar a su lugar de origen debido a las duras condiciones de vida y la falta de alimentos, lo que los expone aún más al abuso y la violencia. Dijo que el 65 por ciento de los abusos graves contra los derechos humanos registrados por el ACNUR y sus socios se han infligido a los repatriados.

‘Estado de sitio’

Cheshirkov dijo que los ataques atribuidos al grupo armado Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF) han aumentado en brutalidad desde finales de 2020, y la frecuencia de asesinatos de civiles no ha disminuido.

Esto a pesar de que se declaró el estado de sitio a principios de mayo de 2021 para contrarrestar las actividades de estos grupos armados.

Describió cómo hombres armados identificados como miembros de las ADF allanaron una aldea en el territorio de Irumu, mataron a 15 civiles, prendieron fuego a 10 casas y secuestraron a dos mujeres, el 3 de septiembre.

Esto fue seguido el 6 de septiembre por un ataque de un grupo armado cuyos miembros de la milicia, según informes, violaron a 10 mujeres desplazadas en el territorio de Djugu, provincia de Ituri.

ACNUR y sus socios llevaron a las mujeres al hospital más cercano donde recibieron apoyo psicosocial y médico, dijo.

Las mujeres y niñas desplazadas por la fuerza sufren de manera desproporcionada violencia sexual y de género en la República Democrática del Congo., Por © ACNUR / Olivia Acland

Según el Sr. Cheshirkov, las provincias de Kivu del Norte e Ituri están ahora dirigidas por gobiernos militares, tras el estado de sitio.

Esto ha llevado al ejército nacional a intensificar sus operaciones y reemplazar los tribunales civiles por tribunales militares. Algunos de estos grupos armados se han rendido después de ver cómo se reducía su territorio, otros han contrarrestado operaciones militares con represalias contra pueblos y personas que creen que apoyan al gobierno, dijo.

Financiamiento ‘críticamente bajo’

A pesar de los esfuerzos del gobierno para reducir los abusos de los grupos armados, “nuestros equipos continúan escuchando horribles relatos de violencia sexual, extorsión y saqueos”, dijo.

Reiterando el llamamiento del ACNUR para que se tomen medidas urgentes para proteger a los civiles, el Sr. Cheshirkov advirtió que la financiación “para esta crisis humanitaria sigue siendo críticamente baja. A menos de cuatro meses del fin de año, ACNUR ha recibido solo el 51 por ciento de los 205 millones de dólares requeridos en 2021 para su operación en la República Democrática del Congo, lo que deja a la agencia “solo capaz de responder a una pequeña fracción de la población en situación de urgencia”. necesitar”.



Fuente de la Noticia