mar. Jul 23rd, 2024


El país ha estado en una crisis prolongada desde que el liderazgo militar de Myanmar derrocó al gobierno electo de Aung San Suu Kyi el 1 de febrero.

Afirmó, con poca evidencia, que las elecciones generales que su partido ganó en noviembre pasado de manera aplastante se vieron empañadas por el fraude electoral.

La toma de posesión provocó protestas callejeras generalizadas, que fueron reprimidas violentamente por las fuerzas militares y de seguridad.

Más de 1.100 personas murieron, más de 8.000 arrestadas y al menos 120 que, según los informes, murieron bajo custodia, según la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

Enfoque colectivo

“El riesgo de un conflicto armado a gran escala requiere un enfoque colectivo para prevenir una catástrofe multidimensional en el corazón del sudeste asiático y más allá”, Dijo el Secretario General.

“Las graves implicaciones humanitarias, incluido el rápido deterioro de la seguridad alimentaria, el aumento de los desplazamientos masivos y un sistema de salud pública debilitado, agravado por una nueva ola de infecciones por COVID-19, requieren un enfoque coordinado en complementariedad con los actores regionales”.

Para poner “a Myanmar de nuevo en el camino de la reforma democrática”, era “urgente montar una respuesta internacional y regional unificada”.”, Dijo el jefe de la ONU, pidiendo nuevamente la liberación inmediata del presidente Win Myint, la consejera de Estado Aung San Suu Kyi y otros funcionarios del gobierno, detenidos después de la toma de posesión militar.

‘Respeta la voluntad del pueblo’

Guterres dijo que era imperativo restaurar el orden constitucional de Myanmar y defender los resultados de las elecciones de noviembre de 2020.

Sugirió que los países vecinos podrían aprovechar su influencia sobre los militares para que “respeten la voluntad del pueblo y actúen en aras de la paz y la estabilidad en el país y la región”.

El riesgo de un conflicto armado a gran escala requiere un enfoque colectivo para prevenir una catástrofe multidimensional en el corazón del sudeste asiático y más allá – Secretario General de la ONU

Él también pidió “acceso y asistencia humanitarios inmediatos, especialmente para las comunidades vulnerables”, incluidos unos 600.000 musulmanes rohingya que aún se encuentran en el estado norteño de Rakhine y los más de 700.000 que huyeron de la represión militar de 2017 y ahora se encuentran en campamentos en el vecino Bangladesh.

La ventana para evitar que los militares atrincheren su gobierno “podría estar estrechándose”, continuó Guterres, antes de insistir en que era importante apoyar “las aspiraciones democráticas del pueblo de Myanmar”.

Plan de 5 puntos

El informe, que abarca el período comprendido entre mediados de agosto de 2020 y mediados de agosto de 2021, fue aprobado por 119 países, 36 de los cuales se abstuvieron, incluida China, y uno, Bielorrusia, votó en contra.

En el informe, el Sr. Guterres acogió con satisfacción el nombramiento del Segundo Ministro de Relaciones Exteriores de Brunei, Erywan Yusof, en agosto como Enviado Especial a Myanmar, por la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, ASEAN, y pidió una “implementación oportuna y completa” de las cinco políticas respaldadas por la ONU. -punto plan “para facilitar una solución pacífica”, e instó a la agrupación regional a trabajar con el propio Enviado Especial de la ONU a Myanmar.

los El plan, adoptado por la ASEAN, supuestamente pide el fin de la violencia, el diálogo constructivo, el nombramiento de un enviado para dirigir los esfuerzos de mediación y un paquete de ayuda humanitaria..



Fuente de la Noticia