vie. Abr 12th, 2024



El portavoz de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Boris Cheshirkov, dijo a los periodistas en Ginebra que se había entregado ayuda de emergencia a los 23.000 residentes de los campos, que no han recibido asistencia desde el 13 de julio.

Pero advirtió que solo hay acceso limitado a los campamentos de Mai Aini y Adi Harush en el sur de Tigray, donde la atención médica no está disponible y el agua potable se está agotando.

“Para Mai Aini y Adi Harush… el 13 de julio perdimos el acceso debido a la volátil situación de seguridad y los enfrentamientos que estaban ocurriendo en la zona”, dijo.

“Ahora hemos podido recuperar este acceso y eso es un avance positivo junto con el hecho de que ahora podemos llevar parte de la asistencia a Tigray que se necesita con urgencia para tantos desplazados”.

Llamada de paso seguro

Para proteger a los residentes de los campamentos, el portavoz de la agencia pidió un paso seguro para que pudieran ser trasladados a nuevas instalaciones en Alemwach, cerca de la ciudad de Dabat, a 135 kilómetros de distancia.

Confirmó que otros dos campamentos para ciudadanos eritreos en el norte de Tigray, Shimelba y Hitsats, habían sido destruidos a principios de este año, y acogió con satisfacción la decisión de las autoridades etíopes desde el 4 de agosto de expedir documentos de identificación temporales a los refugiados eritreos en Addis Abeba.

Válidos por tres años, los documentos garantizan asistencia, servicios y protección, dijo ACNUR.

Al informar sobre un mejor acceso humanitario a Tigray la semana pasada, el portavoz del ACNUR dijo que el personal de la agencia y 12 camiones que transportaban ayuda de emergencia habían llegado a Mekelle, la capital de la región.

Pero todas las partes en el conflicto deben garantizar el acceso sin obstáculos a Tigray y en toda la región, insistió el Sr. Cheshirkov, para permitir que el ACNUR y nuestros socios brinden y aumenten la asistencia humanitaria y la protección que salvan vidas “a decenas de miles de personas que lo necesitan con urgencia”. de apoyo urgente ”, incluidos algunos“ aún fuera de alcance ”en medio de un conflicto activo.

El llamamiento se produce en medio de una creciente preocupación por las comunidades que siguen huyendo de los combates en las regiones vecinas de Tigray, con unas 100.000 personas desplazadas en Amhara y 70.000 en Afar.

Refugio de Sudán

Los refugiados también continúan cruzando a Sudán desde Etiopía, agregó Cheshirkov, y señaló que el mes pasado, más de 275 refugiados, incluidos 40 eritreos, habían llegado a Hamdayet en Sudán, que limita con Tigray.

“Un grupo más grande de unas 900 personas de etnia Qemant, cruzó a Sudán desde la región de Amhara a través de Gallabat”, dijo el Sr. Cheshirkov, y señaló que el ACNUR y sus socios ya estaban respondiendo y preparándose para una mayor afluencia al este de Sudán.

Apelación de protección

La agencia de la ONU ha pedido más de 164,5 millones de dólares para ayudar a alrededor de tres cuartos de millón de personas en Tigray, y a unos 120.000 refugiados etíopes en Sudán.

La mayor parte del llamamiento proporcionará refugio, artículos domésticos y protección, incluido el apoyo a las sobrevivientes de violencia de género, dentro de Tigray.

Además, unos 63 millones de dólares fortalecerán la respuesta del ACNUR en el este de Sudán y el estado del Nilo Azul, donde se han implementado medidas de protección, junto con albergue, agua y saneamiento, salud y logística, informó la agencia.





Fuente de la Noticia