Ir al contenido

Sin puerto seguro: levantando la tapa sobre un delito de tráfico incomprendido |


Un viaje de explotación

La protección es una de las cinco acciones que constituyen un “acto” en la definición de trata de personas reconocida internacionalmente, y los fiscales y jueces la utilizan a menudo para condenas por este delito.

El acto puede tener lugar antes y durante la explotación, o entre períodos de abuso, abarcando una amplia variedad de entornos, incluidos burdeles, casas particulares, fábricas, granjas o barcos de pesca.

Estos lugares pueden ser peligrosos, inhumanos e insalubres, y pueden ser controlados por delincuentes involucrados en la red de tráfico.

En otro caso, las víctimas que habían sido traídas de Tailandia a Australia fueron acogidas durante el tránsito y en el lugar de explotación: mientras eran transportadas, las víctimas fueron alojadas en hoteles y acompañadas de cuidadores.

Una vez que fueron recibidos por los delincuentes, las víctimas fueron acomodadas en el burdel donde fueron obligadas a trabajar o, alternativamente, se quedaron en la casa de los delincuentes y fueron transportadas hacia y desde el burdel todos los días.

Las víctimas de la trata también pueden ser sometidas a refugio una vez que llegan al lugar de explotación. En un caso de República Dominicana, los agresores, una pareja casada, reclutaron a un ciudadano chino para trabajar en su negocio.

Prometieron pagarle y darle de comer. En cambio, no le pagaron, la obligaron a servidumbre doméstica y la sometieron a abusos.

Foto: UNICEF / Jim Holmes

La estación de autobuses de Mo Chit en Bangkok, Tailandia, que es un centro activo para los traficantes de personas.

Un concepto incomprendido

Sin embargo, una nueva publicación de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) ha encontrado que no existe una comprensión uniforme del acto de albergar ni un enfoque coherente de este concepto durante los procedimientos judiciales.

Más noticias en la Web  Cataluña coloca a 200,000 personas bajo el bloqueo de coronavirus

“El albergue es uno de los actos más frecuentes a la hora de cometer trata de personas, pero el concepto no se interpreta de la misma manera en todo el mundo”, dice Martin Hemmi, el experto de la UNODC que dirigió el estudio.

“Algunos países exigen que las víctimas se oculten o se trasladen de un lugar a otro para albergarlas para que se considere un acto de trata de personas. Otros estipulan una cantidad mínima de tiempo para el proceso de acogida ”, agrega el Sr. Hemmi. “Es importante comprender completamente el concepto para lograr justicia para las víctimas de este crimen”.

© UNICEF / Juan Haro

Abdul, de Darfur, se vio obligado a vivir en una casa en Libia y trabajar. Ahora busca asilo.

La barrera del lenguaje

Otros hallazgos muestran que hay diferentes significados de la palabra ‘albergar’ en las distintas versiones lingüísticas del Protocolo de la ONU contra la Trata de Personas, que es el principal instrumento legal del mundo para combatir este crimen.

En francés y árabe, la palabra que se usa para albergar tiene una connotación positiva en el sentido de hospedaje, mientras que en inglés, chino y ruso, se puede percibir con un significado negativo en el sentido de esconder u ocultar.

“Debido a estas discrepancias, la misma conducta se considera trata de personas en un país, pero no necesariamente en otro”, dice el Sr. Hemmi.

“Esto tiene amplias consecuencias. Para el perpetrador, puede tener un efecto en la sentencia. Para la víctima, tiene un impacto en los derechos y las medidas de protección. Para los tribunales, puede obstaculizar las solicitudes de asistencia jurídica y cooperación internacional “.

Más noticias en la Web  Equipos de la ONU que ayudan a decenas de miles de refugiados, luego de que un incendio masivo arrasara el campamento en Bangladesh |

Dondequiera y como sea que ocurra, albergar con la intención de explotación es un acto de trata de personas y una violación de los derechos y la dignidad de la víctima, dice Martin Hemmi.

“Esperamos que investigadores, fiscales y jueces utilicen nuestro nuevo estudio para comprender mejor este terrible crimen y apoyar medidas para proteger eficazmente a las víctimas y castigar a los traficantes”, concluye.



Fuente de la Noticia