Ir al contenido

Todos los ataques con aviones no tripulados ‘en defensa propia’ deben ir ante el Consejo de Seguridad, argumenta un experto independiente en derechos |


En el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, Agnes Callamard, Relatora Especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, dijo que más de 100 países tienen drones militares y se cree que más de un tercio poseen las armas autónomas más grandes y mortales.

¿’Sin líneas rojas’ en la guerra de aviones no tripulados?

Los estados que los usaron en defensa propia, “definidos de manera muy elástica” contra supuestos terroristas, se arriesgaron a crear una situación en la que “realmente no habrá líneas rojas”, dijo más tarde a los periodistas.

“A medida que más actores gubernamentales y no estatales adquieran drones armados y los usen para asesinatos selectivos, existe un claro peligro de que la guerra se considere normal en lugar de lo opuesto a la paz”, dijo Callamard. “La guerra corre el riesgo de ser normalizada como una compañera necesaria para la paz, y no su opuesto”.

Apelando por una mayor regulación de las armas, y prestando su apoyo a los llamados para un foro dirigido por la ONU para discutir específicamente el despliegue de drones, la Relatora Especial insistió en que su uso cada vez mayor aumenta el peligro de una “conflagración global”.

‘Estados influyentes’ reescribiendo las reglas

Tal medida fue necesaria porque “un pequeño número de Estados bastante influyentes” habían tratado de reinterpretar la ley de autodefensa bajo el Artículo 51 de la Carta de la ONU, explicó.

Instó al Consejo de Seguridad de la ONU a reunirse en una sesión formal para revisar y debatir todas esas afirmaciones de defensa personal, antes de recomendar que el Alto Comisionado para los Derechos Humanos produzca un informe anual sobre las víctimas de ataques con aviones no tripulados para el Consejo de Derechos Humanos.

Más noticias en la Web  Las instituciones financieras de desarrollo deben incluir en las inversiones el 'derecho a remediar' |

Ahora existía la “posibilidad muy real de que los Estados puedan optar por eliminar ‘estratégicamente’ a los oficiales militares de alto rango fuera del contexto de una guerra ‘conocida'”, explicó, y que podrían tratar de justificar el asesinato “sobre la base de necesidad, no inminencia “, ya que el objetivo se clasificó como” terrorista que representaba una amenaza potencial, indefinida y futura “.

La muerte escalofriante del general iraní

En particular, citó el asesinato por el ataque con aviones no tripulados en Irak del general iraní Qassem Soleimani el 3 de enero por el cual Estados Unidos se atribuyó la responsabilidad y que insistió en una violación de la Carta de la ONU.

Los asesinatos selectivos hasta hace muy poco a drones se habían limitado a actores no estatales “, dijo a los periodistas. Hasta que, por primera vez en enero de 2020, un avión no tripulado armado estatal atacó a un funcionario de alto nivel de un Estado extranjero y lo hizo en el territorio de un tercer Estado “.

Los ataques con aviones no tripulados fueron la opción preferida para “tomadores de decisiones y militares por su relativa eficiencia, efectividad, adaptabilidad, aceptabilidad, negación y ganancia política”, sostuvo el experto en derechos.

Pero ella señaló que sus beneficios eran tan “ilusorios” como el “mito de un ataque quirúrgico”.

Debido a la ausencia actual de supervisión efectiva, era “prácticamente imposible saber si una persona (s) muerta en un ataque con drones era, de hecho, un objetivo legal”, dijo Callamard, y agregó que el daño a las poblaciones civiles, incluyendo muertes, lesiones y traumatismos, probablemente fueron en gran parte poco reportados.

Más noticias en la Web  República Democrática del Congo: Denuncias de abuso en medio del brote de ébola "una traición repugnante a las personas a las que servimos" |

El juicio de Khashoggi es bienvenido

Cuando se le preguntó sobre los últimos acontecimientos en el juicio en curso en Turquía sobre el asesinato de Jamal Khashoggi, el periodista saudí que fue asesinado y luego desmembrado en el consulado de Arabia Saudita en Estambul en 2018, el experto independiente describió los procedimientos como “un paso importante”.

Su asesinato fue “violento y extremo”, dijo, y agregó que esperaba que el juicio pudiera aportar más elementos a la historia y aumentar las posibilidades de rendición de cuentas a través de una investigación internacional.



Fuente de la Noticia