Ir al contenido

Trump dice que su casa en Florida fue ‘redada’ por el FBI


El expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, habla con la prensa fuera del gran salón de baile cuando llega para la celebración de Año Nuevo en Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, el 31 de diciembre de 2019. — JIM WATSON / AFP

PALM BEACH, ESTADOS UNIDOS: El expresidente estadounidense Donald Trump dijo el lunes que su residencia de Mar-A-Lago en Florida estaba siendo “redada” por agentes del FBI en lo que calificó como un acto de “mala conducta fiscal”.

El FBI se negó a comentar si la búsqueda estaba ocurriendo o para qué podría ser, y Trump tampoco dio ninguna indicación de por qué los agentes federales estaban en su casa, una situación que se suma a la presión legal sobre el expresidente.

“Estos son tiempos oscuros para nuestra nación, ya que mi hermosa casa, Mar-A-Lago en Palm Beach, Florida, se encuentra actualmente sitiada, allanada y ocupada por un gran grupo de agentes del FBI”, dijo Trump en un comunicado publicado en su Red Social de la Verdad.

Las imágenes aéreas de Mar-a-Lago mostraron autos de policía fuera de la propiedad.

“Es mala conducta de la fiscalía, el armamento del sistema de justicia y un ataque de los demócratas radicales de izquierda que desesperadamente no quieren que me postule para presidente en 2024”, dijo el expresidente, quien no estuvo presente durante la redada, según Los New York Times.

“Tal asalto solo podría tener lugar en países del Tercer Mundo quebrados. Lamentablemente, Estados Unidos ahora se ha convertido en uno de esos países”, dijo Trump, y agregó: “¡Incluso irrumpieron en mi caja fuerte!”.

Varios medios de comunicación estadounidenses citaron fuentes cercanas a la investigación que dijeron que los agentes estaban realizando una búsqueda autorizada por un tribunal relacionada con el posible mal manejo de documentos clasificados que se habían enviado a Mar-a-Lago.

Más noticias en la Web  'Somos uno': la actuación musical 'King Clavé' revela que estamos 'interconectados' |

Los Archivos Nacionales dijeron en febrero que habían recuperado 15 cajas de documentos del patrimonio de Trump en Florida, que The Washington Post informó que incluían textos altamente clasificados, que se llevó consigo cuando dejó Washington tras su derrota en la reelección.

Los documentos y recuerdos, que también incluían correspondencia del expresidente estadounidense Barack Obama, deberían haber sido entregados por ley al final de la presidencia de Trump, pero terminaron en su centro turístico Mar-a-Lago.

La recuperación de las cajas generó dudas sobre la adhesión de Trump a las leyes de registros presidenciales promulgadas después del escándalo Watergate de la década de 1970 que exigen que los ocupantes de la Oficina Oval conserven los registros relacionados con la actividad de la administración.

Los Archivos habían solicitado entonces que el Departamento de Justicia abriera una investigación sobre las prácticas de Trump.

El personal de la Casa Blanca también descubrió regularmente montones de papel que obstruían los inodoros, lo que los llevó a creer que Trump estaba tratando de deshacerse de ciertos documentos, según un libro de próxima publicación de la reportera del New York Times Maggie Haberman.

Desde que tomó su último vuelo Air Force One de Washington a Florida el 20 de enero del año pasado, Trump se ha mantenido como la figura más polarizadora del país y continúa con su campaña sin precedentes para sembrar falsedades de que en realidad ganó las elecciones de 2020.

Durante semanas, Washington ha estado fascinado por las audiencias en el Congreso sobre el asalto al Capitolio del 6 de enero por parte de una turba de partidarios de Trump y sus intentos de anular las elecciones.

Más noticias en la Web  Razón de la violencia en Irlanda del Norte

El Departamento de Justicia de Estados Unidos también está investigando el ataque del 6 de enero.

Si bien el fiscal general Merrick Garland se ha negado a comentar sobre la creciente especulación de que Trump podría enfrentar cargos penales, ha insistido en que “ninguna persona está por encima de la ley” y que tiene la intención de “responsabilizar a toda persona que sea penalmente responsable por tratar de revocar un elección legítima”.

Trump también está siendo investigado por sus esfuerzos para alterar los resultados de la votación de 2020 en el estado de Georgia, mientras que sus prácticas comerciales están siendo investigadas en Nueva York en casos separados, uno civil y otro penal.

El magnate de los bienes raíces aún no ha declarado oficialmente su candidatura para las elecciones presidenciales de 2024, aunque ha dado fuertes pistas en los últimos meses.

Con el índice de aprobación del presidente Joe Biden actualmente por debajo del 40 por ciento y los demócratas pronostican perder el control del Congreso en las elecciones intermedias de noviembre, Trump aparentemente es optimista de que podría montar la ola republicana hasta la Casa Blanca en 2024.



Source link