Ir al contenido

Ucrania desafía la amenaza de invasión, ya que la OTAN no ve un retroceso ruso


En esta foto proporcionada por la Oficina de Prensa Presidencial de Ucrania, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, escucha el himno nacional de Ucrania mientras participa en la celebración del Día de la Unidad en un aeropuerto internacional en las afueras de Kiev, Ucrania, el miércoles 16 de febrero de 2022. — Oficina de Prensa Presidencial de Ucrania

KYIV: El líder de Ucrania prometió el miércoles que su país se mantendría firme frente a cualquier invasión, ya que la OTAN advirtió que no podía ver señales de que Rusia retirara sus fuerzas.

El presidente Volodymyr Zelensky observó a las tropas entrenarse con algunas de sus nuevas armas antitanque suministradas por Occidente en un campo de tiro cerca de Rivne, al oeste de la capital.

Luego viajó a la ciudad portuaria de primera línea de Mariupol y pronunció un discurso para conmemorar lo que había declarado el “Día de la Unidad de Ucrania”, vistiendo un abrigo verde oliva de estilo militar y jurando resistencia.

“No le tenemos miedo a los pronósticos, no le tenemos miedo a nadie, a ningún enemigo”, dijo Zelensky. “Nos defenderemos”.

“Tenemos unas fuerzas armadas maravillosas y fuertes”, dijo. “Tenemos excelentes diplomáticos, fuerzas de voluntarios y fuerzas de resistencia nacional en toda Ucrania.

“La fuerza para protegernos. Protege tu tierra. La fuerza suficiente para no sucumbir a ninguna provocación”.

La demostración de la potencia de fuego y la retórica ucraniana contrastó con las imágenes de los medios estatales rusos que, según se decía, mostraban a las fuerzas de Moscú poniendo fin a un importante ejercicio en la Crimea ocupada.

En Rivne, los misiles alcanzaron objetivos y los vehículos blindados maniobraron y dispararon sobre los páramos amarillentos, mientras que en Kiev, cientos de civiles marcharon en un estadio con una enorme bandera nacional.

Las exhibiciones del “Día de la Unidad” se produjeron cuando el Kremlin pidió “negociaciones serias” con Washington, y los líderes europeos presionaron con fuerza para una resolución diplomática de la crisis.

Más noticias en la Web  Las autoridades de Mumbai usarán 'cascos inteligentes' para identificar los casos de COVID-19

Pero el jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, quien fue anfitrión de una reunión de los ministros de defensa de la alianza en Bruselas, descartó las sugerencias de que la amenaza en la frontera había disminuido.

Dijo que la alianza reforzaría sus defensas orientales con despliegues avanzados en los estados miembros fronterizos con Ucrania.

“Moscú ha dejado claro que está preparado para impugnar los principios fundamentales que han sustentado nuestra seguridad durante décadas y para hacerlo mediante el uso de la fuerza”, dijo.

“Lamento decir que esta es la nueva normalidad en Europa”.

Y sobre los movimientos de tropas rusas informados, dijo: “Hasta ahora no vemos ninguna señal de desescalada en el terreno; no hay retiros de tropas o equipos.

“Rusia mantiene una fuerza de invasión masiva lista para atacar con capacidades de alto nivel desde Crimea hasta Bielorrusia”.

Y el secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, dijo a ABC News: “Lo que estamos viendo no es un retroceso significativo”.

‘Las señales nos dan esperanza’

La enorme acumulación de tropas, misiles y buques de guerra de Rusia alrededor de Ucrania se anuncia como la peor crisis de seguridad de Europa desde la Guerra Fría.

El presidente ruso, Vladimir Putin, exigió que se prohíba a Ucrania perseguir su ambición de unirse a la OTAN y quiere rediseñar el mapa de seguridad de Europa del Este, haciendo retroceder la influencia occidental.

Pero, respaldados por la amenaza de sanciones económicas paralizantes de EE. UU. y la UE, los líderes occidentales están presionando por un acuerdo negociado, y Moscú ha señalado que comenzará a retirar fuerzas.

Más noticias en la Web  Gambia: Guterres pide elecciones 'creíbles y transparentes'

En la última medida de este tipo, el Ministerio de Defensa ruso dijo el miércoles que los ejercicios militares en Crimea, una región ucraniana que Moscú anexó en 2014, habían terminado y que las tropas estaban regresando a sus guarniciones.

Washington ha exigido pruebas más verificables de la distensión, pero el presidente estadounidense, Joe Biden, se ha comprometido, no obstante, a impulsar una solución diplomática.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dio la bienvenida a esto y dijo a los periodistas: “Es positivo que el presidente de los Estados Unidos también esté notando su disposición a iniciar negociaciones serias”.

La ministra de Defensa alemana, Christine Lambrecht, al llegar a las conversaciones de la OTAN, dijo que los informes de una retirada parcial de Rusia “son señales que al menos nos dan esperanza. Pero es importante observar de cerca si estas palabras son seguidas por hechos”.

Los líderes de la UE, que ya se reunieron en Bruselas para una cumbre con sus homólogos africanos, sostendrán ahora conversaciones improvisadas sobre la crisis de Rusia y Ucrania el jueves.

Zelensky ha minimizado las amenazas de una invasión rusa inmediata, pero está intentando reunir a su pueblo con las celebraciones del “Día de la Unidad” bajo la bandera azul y dorada de Ucrania.

El miércoles, después de los simulacros de Rivne, visitó Mariupol, una ciudad portuaria de primera línea cerca de una región disidente en manos de los separatistas respaldados por Rusia.

El embajador de la Unión Europea en Ucrania, Matti Maasikas, junto a los enviados alemán, estonio, polaco y español se dirigieron a Mariupol con el presidente en solidaridad.

Más noticias en la Web  La escalada de agresiones entre Líbano e Israel provoca una 'situación muy peligrosa'

Maasikas también dijo que había izado la bandera ucraniana junto con la de la UE en su embajada y agregó: “No estoy seguro de que esté completamente de acuerdo con las reglas, pero estos son tiempos extraordinarios”.

Rico retorno

En otra señal de la unión de las figuras más poderosas de Ucrania, algunos líderes empresariales adinerados a quienes se les había instado a regresar al país anunciaron su regreso.

El hombre más rico de Ucrania, el industrial multimillonario de 55 años Rinat Akmetov, que nació en Donetsk en un área ahora en manos de los separatistas, estaba en Mariupol.

“Seguimos construyendo, seguimos invirtiendo”, dijo, y prometió que su empresa aumentaría los salarios y apoyaría una universidad local.

El martes, Ucrania dijo que los sitios web del ministerio de defensa y las fuerzas armadas del país, así como dos bancos, habían sido atacados por un ciberataque del tipo que la inteligencia estadounidense teme que preceda a un ataque ruso.

“No se puede excluir que el agresor esté recurriendo a trucos sucios”, dijo el organismo de control de comunicaciones de Ucrania, en referencia a Rusia.

Peskov negó que Moscú haya tenido algún papel en el ataque cibernético. “No sabemos nada. Como era de esperar, Ucrania sigue culpando a Rusia de todo”, dijo.



Source link