Ir al contenido

Una crisis ‘grande, probablemente duradera’ se cierne sobre Cabo Delgado en Mozambique, advierte UNICEF |



La región ha estado plagada de inseguridad desde 2017. Sin embargo, la situación se deterioró dramáticamente el mes pasado cuando militantes extremistas atacaron y supuestamente invadieron la ciudad de Pemba, matando a decenas de personas y desarraigando a miles, muchos de los cuales habían huido de la violencia en otros lugares.

Manuel Fontaine, Director de Programas de Emergencia de UNICEF, quien ha estado en Cabo Delgado durante los últimos días, reuniéndose con las autoridades y las comunidades afectadas, dijo que la situación es “muy, muy grave”.

“Son solo historias constantes en las que le hablas a la gente sobre tener que correr en medio de la noche, con, con suerte, la familia unida, pero muy a menudo, las familias se separan … Hay historias de personas secuestradas, historias de género … violencia basada en la violencia, historias horribles de las pruebas de personas que caminan durante días y días, niños que llegan con los pies hinchados y heridos y hay que cuidarlos ”.

Según la Organización Internacional de las Naciones Unidas para las Migraciones (OIM), más de 17.000 personas han estado en movimiento desde la violencia del mes pasado, y las mujeres y los niños representan casi el 74 por ciento de los desplazados.

Antes de eso, cerca de 670.000, incluidas unas 160.000 mujeres y niñas adolescentes, así como 19.000 mujeres embarazadas, fueron desplazadas internamente en las provincias de Cabo Delgado, Niassa y Nampula, la gran mayoría de ellas dependientes de familias de acogida, cuyos escasos recursos se están agotando.

Más noticias en la Web  Emirates ofrece capacidad de carga gratuita para ayudar a Pakistán

Necesidades humanitarias

Los trabajadores humanitarios, en coordinación con el Gobierno, continúan ayudando a las personas desplazadas en Cabo Delgado, sin embargo, las necesidades están aumentando.

UNICEF ha identificado hasta ahora a unos 220 niños separados de sus padres y su protección y reunificación familiar sigue siendo una prioridad, agregó Fontaine, y señaló que las comunidades afectadas también necesitan agua y otros suministros básicos. El acceso humanitario también es una preocupación importante, con varios lugares de la provincia aislados por la violencia.

La asistencia alimentaria también es vital, ya que más de 950.000 personas en el norte de Mozambique se enfrentan a un “hambre grave”, según el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas.

La agencia planea ayudar a unos 750.000 desplazados internos, incluidos los desplazados de Palma, así como los miembros vulnerables de las comunidades de acogida. Está organizando distribuciones de alimentos de emergencia para las familias que habían huido de la violencia en Palma y proporcionando galletas de alta energía y raciones de respuesta inmediata listas para comer y agua suficiente para dos semanas.

A partir de entonces, los beneficiarios serían incluidos en el programa mensual regular de asistencia alimentaria incondicional del PMA, dijo el portavoz de la agencia, Tomson Phiri.

Falta de fondos que afectan la respuesta

Sin embargo, la respuesta humanitaria de las agencias de la ONU se ve limitada por la falta de fondos, destacaron Phiri y Fontaine.

El PMA necesita unos 82 millones de dólares para intensificar su respuesta, mientras que el llamamiento de UNICEF de 52 millones de dólares, incluidos 30 millones para Cabo Delgado, solo cuenta con un 37% de financiación.

Más noticias en la Web  El FM afgano interino dice que no hay elementos anti-Pakistán en Afganistán





Fuente de la Noticia