lun. Jun 17th, 2024



Los niños constituyen al menos el 30 por ciento de los migrantes en los albergues mexicanos, que provienen de Honduras, Guatemala, El Salvador y el propio país. La mitad ha viajado sin sus padres, que se encuentra entre las proporciones más altas jamás registradas en México.

Jean Gough, Director Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe, concluyó una visita de cinco días a México, que incluyó paradas a lo largo de la frontera norte con Estados Unidos.

Refugios superpoblados

La agencia estima que un promedio de 275 niños migrantes adicionales se encuentran en México todos los días después de ser detectados por las autoridades, esperando cruzar a Estados Unidos o ser devueltos.

“Me partió el corazón al ver el sufrimiento de tantos niños pequeños, incluidos bebés, en la frontera de México con Estados Unidos”, dijo la Sra. Gough.

“La mayoría de los refugios que visité en México ya están superpoblados y no pueden acomodar al creciente número de niños y familias que migran hacia el norte. Nos preocupa profundamente que las condiciones de vida de los niños y las madres migrantes en México pronto se deterioren aún más ”.

Viajes peligrosos, testimonios desgarradores

En el contexto de la pandemia de COVID-19, el aumento de niños migrantes no acompañados y la llegada de familias enteras con niños ha ejercido una presión significativa sobre los centros de asistencia mexicanos.

El viaje desde sus países de origen hacia los EE. UU., A menudo huyendo de la violencia y la indigencia, es peligroso y puede durar hasta dos meses, en medio de condiciones extremadamente duras.

UNICEF ha recopilado testimonios desgarradores de abuso sexual, extorsión, secuestro y trata de personas, entre otras violaciones. Algunas mujeres migrantes dijeron entre lágrimas a UNICEF que las privaron de comida, les confiscaron sus pertenencias o durmieron en el suelo, cubriendo a sus hijos con sus propios cuerpos para mantenerlos calientes por la noche.

Traficantes abusivos

“Las familias centroamericanas no están migrando, están huyendo”, dijo la Sra. Gough. “Estos niños y sus padres que ahora están en México escaparon de la criminalidad de las pandillas, la violencia doméstica, la pobreza, los devastadores huracanes y la pérdida de empleos debido a la pandemia en sus países de origen. Entonces, ¿por qué regresarían? A menudo, no hay nada a lo que puedan volver “.

Añadió que los traficantes se aprovechan descaradamente de su desesperanza y ponen en riesgo la vida de los niños durante este peligroso viaje.

“La mejor manera de dar a las familias migrantes una buena razón para permanecer en sus comunidades es invertir en el futuro de sus hijos a nivel local. La verdadera crisis infantil no está en la frontera de Estados Unidos; está en las comunidades más pobres del norte de Centroamérica y México ”.

Invertir en comunidades

El año pasado, UNICEF acogió con satisfacción la decisión de México de reformar sus leyes de migración y refugiados, que prohíben la detención migratoria de niños y dan prioridad al interés superior de los niños migrantes en el desarrollo de políticas migratorias que los afecten. Es fundamental que la comunidad internacional apoye los esfuerzos hacia la implementación exitosa de estas reformas, dijo la agencia.

UNICEF también ha pedido a la comunidad internacional que coloque a los niños y las mujeres en el centro de todos los planes de inversión en Honduras, Guatemala, El Salvador y el sur de México, en un esfuerzo por crear mejores condiciones de vida y oportunidades para las comunidades.

El año pasado, más de 7,160 “niños en movimiento” se beneficiaron de la asistencia apoyada por UNICEF en México, como protección y servicios psicológicos, actividades recreativas y de aprendizaje y alojamiento.

UNICEF y sus aliados han estado ampliando la respuesta humanitaria en Centroamérica y México en los últimos meses, incluida la intensificación de su presencia en la frontera entre México y Estados Unidos.

Hasta ahora, más de 2.100 niños migrantes han recibido asistencia y este año se llegará a otros 10.000 niños y sus padres.

Sin embargo, con las necesidades en aumento y que se espera que sigan siendo altas en los próximos meses, UNICEF está buscando $ 23 millones para financiar operaciones en México para brindar a los grupos vulnerables acceso a educación, mejores instalaciones de agua y saneamiento, habilidades para la vida y capacitación vocacional, alternativas. atención y actividades de protección contra la violencia.





Fuente de la Noticia