dom. Abr 21st, 2024



Los viajes mortales a través de la Bahía de Bengala y el Mar de Andamán amenazan con ‘consecuencias trágicas y fatales’

El año pasado fue el más mortífero registrado para los refugiados rohingya que atravesaban la Bahía de Bengala y el mar de Andamán, dijo la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR) en un nuevo informe el jueves, destacando que alrededor de dos tercios de los que intentaron los peligrosos viajes eran mujeres y niños, arriesgándose aún más a sufrir abusos por parte de los contrabandistas.

“Dejados a la deriva en el mar: peligrosos viajes de refugiados a través de la bahía de Bengala y el mar de Andaman” describe cómo durante el último año, la pandemia de COVID-19 ha exacerbado la situación, lo que ha llevado a muchos Estados del sudeste asiático a endurecer sus fronteras.

Esto resultó en el mayor número de refugiados varados en el mar desde la “crisis de los barcos” en la región en 2015.

Los viajes mortales no son un fenómeno nuevo

Durante la última década, miles de refugiados rohingya han huido del estado de Rakhine en Myanmar por mar para establecerse en campos de refugiados en Cox’s Bazar, Bangladesh.

Según el informe, estos peligrosos viajes comenzaron “en Myanmar, donde los rohingya fueron despojados de su ciudadanía y se les negaron sus derechos básicos”.

Para los rohingya que encontraron refugio en países vecinos, “las restricciones a la circulación, los medios de vida y la educación son factores imperiosos para buscar un futuro en otras partes de la región”.

Las motivaciones son diversas y, a menudo, se superponen, afirma, incluidas las aspiraciones de reunirse con la familia.

Cada vez más peligroso

Los riesgos han “aumentado notablemente” para quienes intentan el viaje, según el informe, que revela que de las 2.413 personas que se sabe que viajaron en 2020, 218 murieron o desaparecieron en el mar.

Esto significa que los viajes fueron ocho veces más mortíferos el año pasado que los de 2019.

Anteriormente, viajaban principalmente hombres, pero ahora la mayoría de los pasajeros son mujeres y niños.

Desde 2020, el informe mostró que muchos refugiados han sido “abandonados durante meses” en “barcos no aptos para navegar, cayendo presa de abusos por parte de los contrabandistas, enfermando gravemente por insuficiencia de alimentos y agua, y soportando las duras condiciones en el mar, incluyendo tanto calor abrasador como así como olas traicioneras y tormentas ”.

Estos riesgos se han “prolongado en las ocasiones en que los Estados han ‘empujado’ barcos para evitar el desembarco”.

Estados llamados a actuar

El ACNUR instó a todos los Estados de la región a buscar refugiados en peligro en el mar y rescatarlos en lugares seguros.

Esto debe incluir trabajar hacia un mecanismo regional para el desembarco predecible y equitativo; proporcionar acceso a los procedimientos de asilo para quienes desembarcan; implementar arreglos de recepción digna; y brindar protección y asistencia a los refugiados que desembarcan.

Por último, se deben abordar las causas fundamentales de los movimientos marítimos de refugiados y ampliar el acceso a vías legales seguras.

La directora regional del ACNUR para Asia y el Pacífico, Indrika Ratwatte, advirtió que “la falta de acción colectiva tendrá consecuencias trágicas y fatales”.

“Podemos y debemos hacerlo mejor”, enfatizó.



Fuente de la Noticia