sáb. May 18th, 2024



La prisión preventiva estaba dirigida por el movimiento Ansar Allah, también conocido como Houthis, que ha estado luchando contra el gobierno reconocido internacionalmente, que está respaldado por la coalición, durante los últimos siete años.

Se creía que la instalación albergaba a 1.300 personas en prisión preventiva, así como a 700 inmigrantes, cuando el 21 de enero fue atacada por tres ataques aéreos en rápida sucesión.

‘Caótico y desesperado’

El portavoz de la OACNUDH, Rupert Colville, dijo que el personal de su oficina en Yemen estuvo en Sadá esta semana como parte de una misión interinstitucional y que la información que recopilaron “pinta un panorama caótico y desesperado” tras los ataques aéreos.

“Estamos trabajando para verificar las bajas civiles, pero hasta el momento tenemos entendido que unos 91 detenidos murieron, muchos cuando se derrumbó el piso superior de un edificio, y otros 236 resultaron heridos”. Sr. Colville dijo a los periodistas en Ginebra.

Los detenidos con heridas más graves fueron trasladados al Hospital Al Jomhori de la ciudad, que estaba luchando para hacer frente a la cantidad de pacientes que necesitaban un tratamiento urgente y vital.

Garantizar sonda independiente

La coalición liderada por Arabia Saudita anunció el jueves que está investigando los ataques aéreos, según informes de los medios, y Colville dijo que el mensaje se reiteró el viernes por la mañana.

“Los instamos a garantizar que la investigación esté en línea con los estándares internacionales y sea transparente, independiente e imparcial, para establecer por qué la prisión fue atacada, para garantizar la responsabilidad individual por cualquier violación del derecho internacional humanitario e identificar las medidas y procedimientos necesarios. para prevenir este tipo de incidentes en el futuro”, él dijo.

“Durante la reciente visita de nuestro equipo esta semana, no vimos señales que indicaran que este sitio, anteriormente un cuartel, continúa teniendo una función militar. Y a la luz de esto, le hemos pedido a la coalición que comparta su información con nosotros”.

Conflicto en escalada

Antes de los ataques aéreos, el ACNUDH había advertido sobre la escalada del conflicto en Yemen.

Durante 2021, la ONU registró poco menos de 600 ataques aéreos de la coalición al mes en Yemen y 340 ataques con misiles y drones de las fuerzas de Ansar Allah en territorio de Arabia Saudita.

En lo que va de año, ha habido 1.403 ataques aéreos de la coalición y 39 ataques transfronterizos por parte de los hutíes, principalmente en Arabia Saudita pero también en los Emiratos Árabes Unidos.

“A medida que se intensifican los combates en todo Yemen, recordamos a las partes en conflicto que el derecho internacional humanitario debe respetarse escrupulosamente durante la conducción de las hostilidades”, dijo el Sr. Colville. “Esto incluye tomar todas las medidas posibles para verificar que los objetivos sean de hecho objetivos militares en el momento en que tengan la intención de atacar”.

Mientras tanto, las fuerzas del gobierno yemení continúan llevando a cabo una gran contraofensiva contra Ansar Allah en la ciudad estratégica de Marib y en la gobernación adyacente de Shabwa, lo que resulta en más violencia.

Los rebeldes lanzaron un misil el miércoles por la noche que impactó en una carretera de varios carriles frente a un campamento militar en Marib, lo que provocó varias bajas entre los soldados reunidos al borde de la carretera.

El ACNUDH ha verificado que tres civiles que se encontraban en la carretera al mismo tiempo resultaron muertos y otros nueve heridos.

Liberar al personal de la ONU

La oficina también ha renovado su demanda de que Ansar Allah libere de inmediato a dos miembros del personal de la ONU que han estado “inaceptablemente detenidos” desde principios de noviembre en la capital, Sana’a.

Los miembros del personal trabajan para el ACNUDH y la agencia cultural de la ONU, la UNESCO, respectivamente.

El Sr. Colville dijo que no se ha proporcionado información sobre los motivos o la base legal de su detención, y que no han tenido comunicación con sus familias.





Fuente de la Noticia