sáb. Jun 22nd, 2024



Han pasado cinco años desde que los niveles de hambre fueron tan graves en los 55 países examinados, según la Red mundial contra las crisis alimentarias (GNAFC), que señaló que 20 millones más de personas pasaron hambre el año pasado que en 2019.

Los países de África permanecieron “desproporcionadamente afectados”, dijo, y agregó que el conflicto empujó a casi 100 millones de personas a una inseguridad alimentaria aguda, seguida de crisis económicas (40 millones) y fenómenos meteorológicos extremos (16 millones).

Círculo vicioso: Guterres

“El conflicto y el hambre se refuerzan mutuamente. Necesitamos abordar juntos el hambre y los conflictos para resolver cualquiera de los dos… Debemos hacer todo lo posible para poner fin a este círculo vicioso. Abordar el hambre es una base para la estabilidad y la paz ”, dijo el secretario general de la ONU, António Guterres, en el informe.

Basando sus evaluaciones en la escala de la CIF para la inseguridad alimentaria aguda, la red GNAFC, que incluye el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA), reveló que los países más afectados eran Burkina Faso, Sudán del Sur y Yemen.

En todos estos países, alrededor de 133.000 personas se encontraban en IPC5, el nivel más alto de necesidad, y requerían una acción inmediata “para evitar una muerte generalizada y un colapso de los medios de vida”, según el informe de la Red.

Al menos otros 28 millones de personas estaban “a un paso de la hambruna” – IPC4 – en 38 países y territorios, donde una acción urgente salvó vidas y medios de subsistencia y evitó la propagación del hambre.

Cerca de 98 millones de personas que enfrentaban inseguridad alimentaria aguda en 2020, o dos de cada tres, se encontraban en el continente africano.

No solo Africa

Otras partes del mundo no se salvaron, y países como Yemen, Afganistán, Siria y Haití figuraron entre las 10 peores crisis alimentarias del año pasado.

Los autores del informe, las Naciones Unidas, la Unión Europea y agencias gubernamentales y no gubernamentales, también señalaron que 39 países y territorios habían experimentado crisis alimentarias en los últimos cinco años.

En estos países y territorios, la población afectada por altos niveles de inseguridad alimentaria aguda (IPC3 o peor) aumentó de 94 a 147 millones de personas, entre 2016 y 2020, dijo la red global.

Agregó que en los 55 países y territorios en crisis alimentaria cubiertos por el informe, más de 75 millones de niños menores de cinco años tenían retraso en el crecimiento y al menos 15 millones mostraban signos de emaciación en 2020.

Si bien el conflicto seguirá siendo el principal impulsor de las crisis alimentarias en 2021, el COVID-19 y las medidas de contención relacionadas y los extremos climáticos continuarán exacerbando la inseguridad alimentaria aguda en las economías frágiles.

Impacto del coronavirus

“La pandemia de COVID-19 ha revelado la fragilidad del sistema alimentario mundial y la necesidad de sistemas más equitativos, sostenibles y resilientes para alimentar de manera nutritiva y constante a 8.500 millones de personas para 2030.

“Es necesaria una transformación radical de nuestros sistemas agroalimentarios para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, dijeron la Unión Europea (UE), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas – miembros fundadores de la Red Global – junto con la agencia de desarrollo internacional de EE. UU., USAID, en un comunicado.

En marzo de 2021, el jefe de la ONU, Sr. Guterres, estableció un grupo de trabajo de prevención de la hambruna, dirigido por el jefe de ayuda de emergencia de la ONU, Mark Lowcock, junto con la FAO y el PMA y con el apoyo de OCHA y otras agencias de la ONU, así como ONG asociadas.

El Grupo de Trabajo tiene como objetivo prestar una atención coordinada de alto nivel a la prevención del hambre y movilizar el apoyo a los países más afectados.



Fuente de la Noticia