Ir al contenido

Corte de Singapur rechaza apelaciones de tres condenados a muerte


Activistas sostienen carteles contra la ejecución de Nagaenthran Dharmalingam, condenado a muerte por tráfico de heroína a Singapur, frente a la Alta Comisión de Singapur en Kuala Lumpur el 9 de marzo de 2022. — AFP/Archivo

SINGAPUR: Un tribunal de Singapur rechazó el miércoles las apelaciones de tres hombres condenados a muerte por delitos de drogas a pesar de las críticas de las Naciones Unidas y los defensores de los derechos humanos.

Roslan Bakar, de Singapur, y Pausi Jefridin, de la vecina Malasia, fueron detenidos en 2008 por tráfico de drogas y condenados a muerte dos años después.

También se desestimó la apelación del singapurense Rosman bin Abdullah.

La ciudad-estado tiene algunas de las leyes antinarcóticos más duras del mundo e insiste en que la pena capital sigue siendo un disuasivo efectivo contra el crimen, a pesar de los crecientes llamados para suavizar su postura.

El juez del Tribunal Superior Kannan Ramesh, al desestimar las apelaciones, dijo que no se plantearon nuevos argumentos que fueran diferentes de los alegatos anteriores que habían sido rechazados y acusó a los denunciantes de abusar del proceso judicial.

“En este caso, el ‘objetivo extraño’ dominante de las solicitudes es la intención ulterior de retrasar la imposición de la pena de muerte que se dictó contra los demandantes al no respetar la finalidad del proceso judicial”, dijo el juez.

El activista de derechos M. Ravi, que está ayudando al equipo legal que representa a los tres hombres, dijo que estaban considerando otra apelación.

La oficina de derechos humanos de la ONU ha instado a Singapur a detener las ejecuciones, que serían las primeras en la ciudad desde noviembre de 2019, alegando que la pena de muerte es incompatible con el derecho internacional de los derechos humanos.

El grupo de derechos humanos Amnistía Internacional calificó las ejecuciones planeadas como “espantosas” e instó a Singapur a imponer una moratoria a la pena de muerte.

Más noticias en la Web  Las fuerzas extranjeras abandonan la base aérea más grande de Afganistán

El grupo de derechos humanos de Malasia, Abogados por la Libertad, expresó su preocupación porque Pausi tiene un coeficiente intelectual de solo 67, lo que sugiere que tiene una discapacidad intelectual.

Su caso guarda similitudes con el del malasio Nagaenthran K. Dharmalingam, lo que ha desatado una tormenta de críticas, con la Unión Europea entre las que protestan contra su castigo.

Condenado a muerte en 2010 por traficar una pequeña cantidad de heroína a Singapur, estaba previsto que Nagaenthran fuera ahorcado en noviembre a pesar de las preocupaciones de que tiene una discapacidad mental.

En un alegato de última hora este mes, el abogado de Nagaenthran pidió clemencia al Tribunal de Apelaciones y que fuera examinado por un panel independiente de psiquiatras.

El tribunal aún no ha emitido un fallo sobre la declaración de culpabilidad.



Source link