mié. May 22nd, 2024


El recién elegido presidente de Irak, Abdel Latif Rashid. Foto: AFP/archivo

BAGDAD: A pesar de un ataque con cohetes en la Zona Verde de Bagdad, los legisladores iraquíes eligieron el jueves un nuevo presidente quien nombró rápidamente a un primer ministro con la esperanza de poner fin a un año de estancamiento político y violencia en la nación herida por la guerra.

Abdel Latif Rashid, un kurdo iraquí de 78 años, fue elegido como jefe de Estado, reemplazando a Barham Saleh, por la asamblea en el distrito gubernamental y diplomático de la Zona Verde fuertemente fortificado de la capital.

Rashid obtuvo más de 160 votos contra 99 para el actual Saleh, dijo un funcionario de la asamblea.

El nuevo presidente nombró rápidamente a Mohammed Shia al-Sudani como primer ministro designado, y le asignó la tarea de reconciliar las facciones enfrentadas y formar un gobierno un año después de que Irak fuera a las urnas por última vez.

El sudanés de 52 años, que cuenta con el respaldo de influyentes facciones proiraníes, prometió formar un gobierno “lo más rápido posible”, pero se enfrenta a la abrumadora tarea de ganarse a sus rivales, los millones de acérrimos partidarios del feroz clérigo Moqtada. Sadr.

Cuando se propuso por primera vez a Sudani en julio, la medida provocó protestas masivas de los seguidores de Sadr, que violaron la Zona Verde y asaltaron el parlamento.

Ahora tiene 30 días para formar un nuevo gobierno capaz de obtener una mayoría en el parlamento.

Un recordatorio de los problemas de Irak llegó el jueves cuando los legisladores se dirigían al parlamento, cuando una andanada de nueve cohetes tipo Katyusha cayó sobre el área, dijeron las fuerzas de seguridad.

Al menos 10 personas resultaron heridas, incluidos seis miembros de las fuerzas de seguridad o guardaespaldas de legisladores, así como cuatro civiles en un distrito cercano, dijo a la AFP un responsable de seguridad.

La embajadora de Estados Unidos, Alina Romanowski, condenó el ataque “en los términos más enérgicos” en Twitter y advirtió que “el pueblo de Irak debe resolver sus diferencias políticas y agravios únicamente por medios pacíficos”.

“Ataques como estos socavan la democracia y atrapan a Irak en un ciclo perpetuo de violencia”.

‘La crisis genera inestabilidad’

Las instituciones democráticas construidas en Irak, rico en petróleo, desde la invasión encabezada por Estados Unidos en 2003 que derrocó al dictador Saddam Hussein siguen siendo frágiles, y el vecino Irán ejerce una gran influencia.

Desde hace poco más de un año, Irak solo ha tenido un gobierno interino para abordar una serie de problemas apremiantes, incluidos el desempleo, el deterioro de la infraestructura, la corrupción y los impactos del cambio climático.

La misión de las Naciones Unidas en Irak advirtió esta semana que “la crisis prolongada está generando más inestabilidad” y que las políticas divisivas están “generando una amarga desilusión pública”.

Los legisladores habían hecho tres intentos anteriores para elegir un nuevo jefe de estado, en febrero y marzo, pero ni siquiera alcanzaron el umbral requerido de dos tercios para un quórum.

La presidencia generalmente ha estado en manos de la Unión Patriótica de Kurdistán (PUK) de Rashid y Saleh. Este año, el rival Partido Democrático del Kurdistán (PDK) había exigido la presidencia, pero finalmente abandonó la candidatura.

Rashid, un ingeniero hidráulico versado en temas ambientales, es visto como un candidato de compromiso para el país polarizado.

Sadr ha presionado para que se disuelva el parlamento y se celebren nuevas elecciones, mientras que el Marco de Coordinación rival, al que pertenece el primer ministro designado, ha instado a un nuevo gobierno antes de que se celebren nuevas elecciones.

El enfrentamiento ha hecho que ambas partes establezcan campamentos de protesta en la Zona Verde este año.

Las tensiones estallaron el 29 de agosto cuando más de 30 partidarios de Sadr murieron en batallas con las facciones respaldadas por Irán y el ejército.



Source link