Ir al contenido

El británico Johnson bajo fuego por el ataque ‘trumpiano’ a su rival


El primer ministro británico, Boris Johnson, se ha presentado a sí mismo como el campeón del Brexit frente a un establishment proeuropeo. — AFP

LONDRES (AP) — El asediado primer ministro británico, Boris Johnson, enfrentó nuevas presiones el martes para que se disculpe con el líder opositor Keir Starmer por lo que los críticos calificaron como un engañoso ataque “trumpiano” contra él la semana pasada.

Johnson, que ya enfrenta llamados para renunciar después de meses de escándalos, acusó a Starmer de fallar en 2013 como jefe de la fiscalía del país para tomar medidas contra el famoso pedófilo Jimmy Savile.

El líder laborista Starmer, quien dirigió el Crown Prosecution Service (CPS) de 2008 a 2013, no estuvo personalmente involucrado en el caso, pero anteriormente se disculpó en nombre del CPS por sus fallas.

Los críticos, incluidos numerosos parlamentarios conservadores, han criticado la afirmación de Johnson, hecha durante una sesión parlamentaria conflictiva, señalando que ha sido propagada por teóricos de la conspiración de extrema derecha.

Johnson luego aclaró el comentario, diciendo que aceptaba que Starmer no jugó un papel directo en la decisión, pero señaló su disculpa y su aparente aceptación de la responsabilidad.

El primer ministro se ha negado a pedir perdón o retractarse de su acusación.

Sin embargo, ha sido objeto de un nuevo escrutinio después de que varias docenas de manifestantes antibloqueo asaltaron a Starmer fuera del parlamento el lunes, y se escuchó a un manifestante afirmar que estaba “protegiendo a los pedófilos”.

Un video publicado en línea mostró al líder laborista siendo empujado ante la policía, que arrestó a dos personas, intervino y lo escoltó a un automóvil.

En cuestión de horas, Tory y otros legisladores repetían llamadas para que Johnson pidiera perdón.

“PM: disculpe, por favor”, escribió el diputado conservador Tobias Ellwood en Twitter.

Más noticias en la Web  Irán inicia vuelos comerciales al Afganistán liderado por los talibanes

“Evitemos que esta deriva hacia un estilo político trumpiano se convierta en la norma. Somos mejores que esto”.

‘Opiniones inflamadas’

La diputada del Partido Verde, Caroline Lucas, dijo el martes que el ataque de Johnson fue “completamente vergonzoso” y “directo del libro de jugadas de Trump”.

“Las palabras tienen consecuencias: lo vimos en (las) calles de Westminster ayer por la noche. Está envenenando nuestra política y debe disculparse o irse”.

El propio Johnson recurrió a Twitter para criticar el tratamiento de Starmer el lunes como “absolutamente vergonzoso”.

“Todas las formas de hostigamiento de nuestros representantes electos son completamente inaceptables”, dijo, y agregó: “Agradezco a la policía por responder rápidamente”.

Su portavoz dijo a los periodistas que el líder británico no se disculparía con Starmer e insistió en que “siempre busca relacionarse con la gente de la manera correcta”.

Sin embargo, la presidenta de la Cámara de los Comunes, Lindsay Hoyle, administradora no partidista de asuntos parlamentarios, advirtió a los parlamentarios que sus “palabras tienen consecuencias” y reiteró que la afirmación original de Johnson era “inapropiada” y podría “inflamar opiniones”.

Perseguido por ‘Partygate’

Pero los incidentes parecen haber aumentado la inquietud dentro del inquieto Partido Conservador por la conducta de Johnson, justo cuando intenta un reinicio importante después de meses de tumulto.

Ellwood es uno de los 13 parlamentarios conservadores que han presentado públicamente una carta de no confianza en Johnson a un comité de legisladores secundarios con el poder de convocar una contienda por el liderazgo.

Se cree que más enviaron cartas sin declararlas, provocadas principalmente por denuncias perjudiciales de fiestas en Downing Street durante la pandemia en un escándalo denominado “partygate”.

Más noticias en la Web  'Mantener el rumbo para salir más fuerte' de la crisis de COVID-19: mensaje del jefe de la ONU al principal foro de sostenibilidad |

El comité requiere que al menos el 15 por ciento, o 54, de los 360 diputados conservadores escriban tales cartas para desencadenar un desafío de liderazgo del partido.

Johnson ha tratado de ir más allá del escándalo cambiando su equipo principal, con la partida de varios asesores senior y la contratación de un nuevo jefe de personal y director de comunicaciones.

Como parte de una reorganización menor el martes, Johnson nombró a Jacob Rees-Mogg como Ministro de Oportunidades Brexit y Eficiencia Gubernamental.

Cuando Munira Mirza, asesora principal de políticas de Johnson durante mucho tiempo, renunció inesperadamente el jueves pasado, citó específicamente el reclamo de Jimmy Saville en su carta de renuncia que se hizo pública.

Mientras tanto, Johnson está esperando el resultado de una investigación del Servicio de Policía Metropolitana sobre las numerosas reuniones de Downing Street y si se violaron las reglas de cierre.

El líder británico bajo fuego podría enfrentar la humillación de ser multado por la policía, un resultado que probablemente provoque una serie de nuevas cartas de censura.

También se dirige a las elecciones locales del Reino Unido en mayo, con los laboristas disfrutando de una ventaja de dos dígitos sobre los conservadores gobernantes, gracias al “partido” y la reducción de los niveles de vida causada por el aumento de la inflación.



Source link