Ir al contenido

El consumo de drogas entre las personas mayores es una ‘epidemia oculta’, advierten los expertos en narcóticos |



El organismo de expertos independientes también destacó el impacto negativo que está teniendo la pandemia de COVID-19 en el suministro mundial de medicamentos y en el bienestar de las personas con trastornos de salud mental y abuso de sustancias.

Una ‘tendencia alarmante’

“La pandemia ha causado un gran daño a la salud y el bienestar de las personas mayores. Sin embargo, también existe una epidemia oculta de consumo de drogas que afecta a este grupo de población. El uso de drogas y las muertes relacionadas con las drogas entre las personas mayores han ido en aumento, al igual que el número de personas mayores en tratamiento por problemas de uso de drogas ”, dijo Cornelis de Joncheere, presidente de la JIFE.

A medida que el mundo envejece, también ha aumentado el consumo de drogas entre las personas mayores de 65 años. El informe encontró un mayor uso de analgésicos, tranquilizantes y sedantes entre este grupo demográfico. Las personas mayores con problemas de uso de sustancias también enfrentan problemas únicos relacionados con la edad, incluido el aislamiento o los desafíos físicos.

Para revertir esta “tendencia alarmante”, la JIFE recomendó que los gobiernos intensifiquen la investigación sobre el uso de drogas entre las personas mayores, que en gran medida se pasan por alto en las encuestas sobre el uso de drogas, y mejoren el acceso a los servicios de salud y tratamiento para ellos.

Accediendo al tratamiento

Mientras tanto, la demanda de algunos medicamentos controlados ha aumentado durante la pandemia de COVID-19, que también ha provocado interrupciones en las cadenas de suministro mundiales. Los servicios de salud y el acceso a los medicamentos, incluso para las personas con trastornos de salud mental y por consumo de sustancias, se han visto afectados. La JIFE subrayó que los gobiernos deben garantizar que estas poblaciones tengan acceso continuo a los servicios de prevención y tratamiento durante la crisis mundial.

Más noticias en la Web  Oficina de derechos de la ONU destaca reformas policiales para abordar el racismo sistémico |

Dado que la creciente demanda de productos terapéuticos COVID-19 reduce aún más la disponibilidad de algunos medicamentos que contienen sustancias controladas, se insta a los países a revisar su demanda prevista de estos tratamientos y a simplificar los requisitos administrativos y logísticos.

Nuevo comercio de drogas en línea

La JIFE informó sobre otros subproductos de la pandemia, como el crecimiento del tráfico de drogas en línea a través de comunicaciones cifradas por parte de grupos del crimen organizado.

Los consumidores de drogas también utilizan la web oscura, las redes sociales y los foros en línea para obtener sustancias ilícitas. Las restricciones de viaje y las medidas de distanciamiento físico también han provocado escasez de algunas drogas y precios más altos en el mercado ilícito. Al mismo tiempo, las tasas de sobredosis han aumentado debido a la disminución de la pureza de los suministros de drogas ilícitas y al uso de fentanilo, un opioide sintético.

El deterioro de la situación de la fiscalización de drogas en Afganistán sigue siendo motivo de preocupación. El país representó casi el 85% de la producción mundial de opio en los últimos cinco años, y la producción ilícita se mantuvo alta durante 2019.

La JIFE instó a la comunidad internacional a brindar asistencia técnica y financiera para apoyar los esfuerzos de control de drogas allí.

“Si el cultivo y la producción de drogas ilícitas, el tráfico de drogas, el uso de drogas y los trastornos por uso de drogas en Afganistán no se abordan de manera integral, es poco probable que los esfuerzos más amplios sobre el desarrollo sostenible, la prosperidad y la paz en Afganistán sean efectivos”, advirtió el Sr. de Joncheere.

Más noticias en la Web  Europa podría encaminarse al 'final del juego' de la pandemia: OMS



Fuente de la Noticia