mar. Jun 18th, 2024



El secretario general António Guterres pintó un panorama sombrío del año pasado durante el cual más de tres millones han muerto a causa del virus. Alrededor de 120 millones han caído en la pobreza extrema y se ha perdido el equivalente a 255 millones de puestos de trabajo a tiempo completo.

Señaló que a medida que aumenta la velocidad de las infecciones, “la crisis está lejos de terminar”.

Se necesita “un impulso enorme al más alto nivel político”, dijo el Sr. Guterres, para revertir estas peligrosas tendencias, prevenir oleadas sucesivas de infección, evitar una recesión mundial prolongada y volver a encarrilar el cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París de 2015 sobre cambio climático.

Prueba del multilateralismo

Avanzar en una respuesta global equitativa para recuperarse de la pandemia es “poner a prueba el multilateralismo”, dijo el jefe de la ONU, y agregó, “hasta ahora, hemos fallado”.

Para ilustrar esto, señaló que solo 10 países a nivel mundial representan alrededor del 75 por ciento de las vacunas COVID administradas, y señaló que algunas estimaciones sitúan el costo global del acceso desigual y el acaparamiento de vacunas en más de $ 9 billones.

El Sr. Guterres subrayó la necesidad de “unidad y solidaridad” para salvar vidas y prevenir deudas y disfunciones catastróficas.

Llamar a acciones críticas

Para establecer el curso para una respuesta y recuperación de COVID sostenible y resistente, el jefe de la ONU pidió acción urgente en seis áreas, comenzando por cerrar la brecha de financiamiento de la iniciativa de vacunas respaldada por la ONU, COVAX.

“Para poner fin a la pandemia para siempre, necesitamos un acceso equitativo a las vacunas para todos, en todas partes”, dijo. También pidió ayuda para el desarrollo, para ir principalmente donde más se necesita.

Soluciones para crisis de deuda

La crisis de la deuda debe abordarse adecuadamente, dijo, incluida la “suspensión, el alivio y la liquidez de la deuda”.

“Pero tenemos que ir más allá del alivio de la deuda”, continuó, instando a una “arquitectura internacional de la deuda fortalecida para poner fin a los ciclos mortales de oleadas de deuda, crisis de la deuda mundial y décadas perdidas”.

Invertir en un nuevo contrato social, basado en la solidaridad en educación, empleos verdes, protección social y sistemas de salud fue la quinta acción prioritaria del jefe de la ONU, que sostuvo que era “la base para un desarrollo sostenible e inclusivo”.

“Este Foro debe brindar ambición e impulso para financiar un futuro resiliente, inclusivo, equitativo y sostenible para todos”, concluyó el Secretario General.

Retroceso de 90 años

El presidente de la Asamblea General, Volkan Bozkır, observó que la pandemia de COVID-19 ha “precipitado la mayor contracción económica en 90 años, devastando vidas y medios de subsistencia en el proceso”.

Incluso con las vacunas proporcionando una luz al final del túnel, dijo que “no obstante, nos enfrentamos a años de impacto socioeconómico” por delante.

Sin embargo, el presidente de la Asamblea dijo que el Foro FpD de 2021 era una oportunidad “para sentar las bases para una recuperación adecuada”.

“Aprovechemos la oportunidad de esta crisis para cambiar de manera efectiva hacia un camino más sostenible y resiliente, para demostrar la fortaleza y utilidad del sistema multilateral y para construir un mundo que con orgullo transmitiremos a las generaciones futuras”, agregó.



Fuente de la Noticia