Ir al contenido

Joe Biden advierte que Estados Unidos puede no cumplir con la fecha límite del 1 de mayo para salir de Afganistán


El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, hace gestos mientras se aleja del Marine One a su llegada a la Casa Blanca en Washington, DC, el 17 de marzo de 2021. – AFP

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo el miércoles que sería “difícil” cumplir con la fecha límite para retirar las tropas estadounidenses de Afganistán antes del 1 de mayo, como se acordó con los talibanes en un acuerdo asegurado bajo Donald Trump.

Los talibanes se han ceñido en gran medida a la promesa de no atacar a las tropas estadounidenses u otras tropas extranjeras desde que se alcanzó el acuerdo en febrero del año pasado, pero dicen que la fecha para poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos es inflexible.

“Podría suceder, pero es difícil”, dijo Biden cuando se le preguntó sobre la fecha límite del 1 de mayo en una entrevista televisiva. “Estoy en el proceso de tomar esa decisión ahora”.

Los talibanes reaccionaron rápidamente a los comentarios de Biden, y un portavoz dijo AFP habría “consecuencias” si Estados Unidos no se apegaba al calendario acordado, lo que aumentaría aún más la presión sobre el frágil proceso de paz.

Biden también atacó directamente la política de Trump en Afganistán, diciendo que “no era un acuerdo negociado muy sólidamente” que supervisó el entonces presidente.

“El hecho de no tener una transición ordenada de la presidencia de Trump a mi presidencia … me ha costado tiempo y consecuencias. Ese es uno de los temas de los que estamos hablando ahora, en términos de Afganistán”, agregó.

Se supone que Estados Unidos retirará todas sus tropas antes del 1 de mayo en un acuerdo que vio a los talibanes acordar conversaciones de paz con la administración afgana del presidente Ashraf Ghani.

Más noticias en la Web  Primera Persona: No quiero morir en el cuerpo de un hombre |

¿Compartir el poder de los talibanes?

Los talibanes también prometieron no permitir que los “terroristas” utilicen el territorio, el objetivo original de la invasión estadounidense tras los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Pero las supuestas conversaciones de paz celebradas en Qatar desde septiembre han avanzado poco.

Washington quiere reactivar el proceso y lograr que el gobierno talibán y afgano acepte alguna forma de reparto del poder.

Los principales centros urbanos de Afganistán se encuentran en las garras de una campaña terrorista cada vez mayor en forma de ataques mortales contra políticos, funcionarios, académicos, activistas de derechos y periodistas.

Los talibanes niegan toda responsabilidad, pero el gobierno dice que tienen la culpa, ya sea directamente o mediante el uso de poderes.

A medida que se acerca la fecha límite de mayo, Rusia organizó el jueves una conferencia que atrajo a delegaciones de alto nivel del gobierno talibán y afgano, así como de Estados Unidos, Pakistán y China.

En las conversaciones, los insurgentes están liderados por el cofundador y líder adjunto de los talibanes, Mullah Abdul Ghani Baradar, mientras que el lado del gobierno afgano está encabezado por el ex director ejecutivo Abdullah Abdullah.

Pakistán, que tiene la mayor influencia externa sobre los talibanes, está representado por el veterano diplomático Mohammed Sadiq, mientras que Estados Unidos envió al antiguo enviado afgano Zalmy Khalizaid.

Los analistas sugieren que se podría llegar a un compromiso que salve las apariencias sobre la retirada de Estados Unidos, y Washington dijo que ha cumplido con sus obligaciones mientras deja a algunos expertos estadounidenses adjuntos a las fuerzas afganas en funciones de asesores.

Más noticias en la Web  América Latina supera a EE. UU. Y Canadá para convertirse en la segunda región más afectada del mundo

Una salida completa de las tropas estadounidenses, dada la vital cobertura aérea proporcionada a las fuerzas terrestres afganas, aflojaría aún más el tenue control de Kabul sobre el campo.

Trump, quien calificó el conflicto como la “guerra interminable” de Estados Unidos, redujo el número de tropas durante sus últimos días en el cargo a 2.500, su cifra más baja desde el inicio de las operaciones hace 20 años.

Afganistán se ha visto envuelto por una insurgencia de dos décadas por parte de los talibanes desde que los militantes fueron derrocados por una invasión liderada por Estados Unidos en 2001 por albergar la red terrorista Al-Qaeda.



Source link