mar. May 21st, 2024


Foto: Archivo

TEHERÁN: La campaña de las elecciones presidenciales de Irán comenzó oficialmente el viernes, sin interés del electorado y muchos votantes dijeron que el resultado es una conclusión inevitable.

En las calles de la capital, Teherán, por ahora, sólo carteles ocasionales instan a los iraníes a votar el 18 de junio con “una sola voz”, por el futuro de un “Irán eterno”.

Hamidreza, un ingeniero de 41 años, dijo que por el momento dudaba en votar.

“Ni siquiera sé si votaré o no”, dijo.

Como otros AFP habló, se negó a proporcionar su apellido.

La votación se produce en medio de un descontento generalizado por una profunda crisis económica y social y después de la violenta represión de las oleadas de protestas en el invierno de 2017-18 y en 2019.

Solo dos candidatos reformistas, ninguno de los cuales tiene un atractivo nacional amplio, se enfrentan a cinco candidatos ultraconservadores.

Hamid, un agente de seguros de 52 años, indicó que ya había hecho su elección: el ultraconservador jefe judicial Ebrahim Raisi.

Raisi “realmente trabajó bien en el sistema judicial e hizo un buen trabajo en la lucha contra la corrupción”, dijo Hamid.

El Consejo de Guardianes de investigación de candidatos de la república islámica aprobó esta semana a siete candidatos para las elecciones de un campo de alrededor de 600 aspirantes.

El consejo, un organismo no electo dominado por los conservadores, descalificó al conservador moderado Ali Larijani y al primer vicepresidente Eshaq Jahangiri, así como al ex presidente Mahmoud Ahmadinejad.

El movimiento parece haber despejado el camino para una fuerte carrera de Raisi.

Pero también desató una avalancha de críticas al Consejo de Guardianes y se espera que conduzca a un aumento de la abstención de votantes.

“Prefiero no votar que tomar la decisión equivocada, o tener que elegir entre lo malo y lo peor”, dijo Arezou, un trabajador del sector privado.

Larijani, asesor del líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei, y ex presidente del parlamento, fue visto como la única persona capaz de desafiar a Raisi, según los medios locales.

Raisi ganó el 38 por ciento de los votos en las elecciones presidenciales de 2017, pero fue derrotado por el presidente en ejercicio Hassan Rouhani, a quien constitucionalmente se le prohíbe postularse para un tercer mandato consecutivo.

Rouhani, un moderado que ha gobernado con el apoyo de reformistas y también de conservadores moderados como Larijani, ha sido un defensor de la distensión con Occidente y de acabar con el aislamiento internacional de Irán.

En cambio, Irán se hundió en una profunda recesión después de que el expresidente estadounidense Donald Trump torpedeó el logro emblemático de Rouhani, el acuerdo nuclear de 2015 con las potencias mundiales que ofrecía alivio de las sanciones a cambio de la promesa de Teherán de nunca adquirir un arma atómica.

El acuerdo galvanizó la oposición ultraconservadora.

Pero con las negociaciones en curso en Viena para revivir el acuerdo, no se espera que sea el foco de la campaña electoral.

El líder supremo Khamenei, que ha respaldado la continuación de las conversaciones nucleares para asegurar el levantamiento de las sanciones, ha sacado el tema de la ecuación para los candidatos, instándolos a hacer campaña sobre cuestiones económicas como el desempleo juvenil.



Source link