mar. Jun 18th, 2024



“Entiendo la preocupación de todos los gobiernos por proteger a su gente de la variante Delta, pero no podemos aceptar que los países que ya han utilizado la mayor parte del suministro mundial de vacunas utilicen aún más, mientras que las personas más vulnerables del mundo permanecen desprotegidas”, dijo. Tedros Adhanom Gebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Equidad primero

Durante su conferencia de prensa semanal, Tedros recordó que en mayo había solicitado el apoyo internacional para promover la vacunación global con el objetivo de permitir que un mínimo del 10 por ciento de la población de cada país esté vacunado para fines de septiembre.

Habiendo transcurrido ya más de la mitad del tiempo, lamentó que se haya avanzado muy poco hacia ese objetivo y menos aún hacia el objetivo de vacunar al 30% para fines de este año.

Revertir una tendencia dañina

El jefe de la OMS indicó que hasta ahora se habían administrado más de cuatro mil millones de dosis de la vacuna COVID-19 en todo el mundo, el 80% de ellas en países de ingresos altos y medios, aunque menos de la mitad de la población mundial vive allí.

Hasta mayo, los países de ingresos altos habían administrado alrededor de 50 dosis por cada 100 personas, una cifra que desde entonces casi se ha duplicado, mientras que la falta de suministro en los países de ingresos bajos ha dejado solo 1,5 dosis por cada 100 personas.

“Aún así, algunos países ricos están considerando dosis de refuerzo a pesar de que hay cientos de millones de personas esperando tener acceso a una primera dosis”, enfatizó Tedros, instando a que, en cambio, la mayoría de las vacunas vayan a países de bajos ingresos.

El progreso depende del G20

La OMS ha insistido en que alcanzar los objetivos mundiales de vacunación requiere la cooperación de todos, “especialmente del puñado de países y empresas que controlan el suministro mundial de vacunas”.

Tedros dijo que las principales naciones industrializadas del G20 tienen un papel vital que desempeñar, ya que sus miembros son los mayores productores, consumidores y donantes de vacunas COVID-19.

“No es exagerado decir que el curso de la pandemia depende del liderazgo de los países del G20”, dijo, y agregó que dentro de un mes, los ministros de salud del G20 se reunirán, antes de la cumbre de octubre, y los invitarán a “Asumir compromisos concretos para apoyar los objetivos mundiales de vacunación de la OMS. Hacemos un llamado a los productores de vacunas para que den prioridad a COVAX “.

Llamado a figuras públicas

Tedros también pidió a los deportistas olímpicos, líderes empresariales, líderes religiosos y otras personalidades influyentes, así como a todas las personas y comunidades que apoyen la moratoria sobre las dosis de refuerzo.

En tanto, el Dr. Jarbas Barbosa, subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) enfatizó que hasta el momento no hay evidencia de que una dosis de refuerzo agregue beneficios inmunológicos a las personas que ya tienen el ciclo completo de vacunación.

Enfoque integral

Tanto la OMS como la OPS reiteraron que las vacunas no son la única herramienta para derrotar la pandemia de COVID-19 y recordaron que “no existe una medida que por sí sola sea suficiente para acabar con la emergencia sanitaria”.

“Solo podemos derrotarlo con un enfoque integral de las vacunas y medidas de salud pública y sociales comprobadas que sabemos que funcionan”, subrayó Tedros.



Fuente de la Noticia