mar. Jun 18th, 2024


El anuncio se realizó en una ceremonia organizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Consejo Europeo, Francia y Sudáfrica y con la asistencia de los respectivos presidentes de cada uno.

Ningún otro evento como la pandemia de COVID-19 ha demostrado que la dependencia de unas pocas empresas para el suministro de bienes públicos globales es limitante y peligrosa.”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La revolucionaria tecnología de ARNm enseña a las propias células del cuerpo cómo producir una proteína que desencadena una respuesta inmunitaria, sin utilizar ningún material viral. En el caso de COVID-19, produce una parte inofensiva de la proteína espiga, alertando al cuerpo para que se defienda del virus.

Producción en suelo patrio

El centro mundial de transferencia de tecnología de ARNm se estableció en Sudáfrica el año pasado para ayudar a los países de ingresos bajos y medianos a fabricar sus propias vacunas de ARNm, con los procedimientos operativos y los conocimientos necesarios para cumplir con los estándares internacionales.

Establecido principalmente para abordar la emergencia de COVID-19, el centro tiene el potencial de expandir su capacidad para otras manufacturas también, poniendo a los países en el asiento del conductor cuando se trata de los tipos de vacunas necesarias para abordar sus prioridades de salud.

Dependiendo de la infraestructura, la fuerza laboral y la capacidad regulatoria del país, la OMS y los socios trabajarán con ellos para desarrollar una hoja de ruta, organizar capacitaciones y brindar apoyo para comenzar a producir vacunas altamente efectivas en el hogar, tan pronto como sea posible.

Esta es una iniciativa que nos permitirá fabricar nuestras propias vacunas y eso… significa respeto mutuo… inversión en nuestras economías… y, en muchos sentidos, retribuir al continente.”, dijo el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa.

Centro de biofabricación

Para garantizar que cada país desarrolle la capacidad de producir sus propias vacunas y tecnologías sanitarias, la OMS ha estado estableciendo un centro de capacitación de la fuerza laboral de biofabricación para los Estados interesados ​​en la producción y la investigación científica y clínica, que se anunciará en las próximas semanas.

Además, las actividades actuales de la OMS en apoyo de los países de ingresos bajos y medianos se expandirán a través de una herramienta global que evalúa la capacidad de los países para garantizar la calidad, seguridad y eficacia de los productos sanitarios.

También brindará capacitación para construir sistemas regulatorios ágiles y adecuados para su propósito.

Para hacer frente a las emergencias sanitarias… aumentar significativamente la capacidad de todas las regiones para fabricar los productos sanitarios que necesitan: jefe de la OMS

“A medio y largo plazo, la mejor forma de abordar las emergencias sanitarias y alcanzar la cobertura sanitaria universal es aumentar significativamente la capacidad de todas las regiones para fabricar los productos sanitarios que necesitan, con el acceso equitativo como punto final principal”, dijo Tedros.

Transferencia de tecnología

El centro de transferencia de tecnología de ARNm de la OMS es parte de un esfuerzo mayor para empoderar a los países de ingresos bajos y medios para que produzcan sus propias vacunas, medicamentos y diagnósticos para lograr la cobertura sanitaria universal.

El esfuerzo inicial se centra en tecnologías de ARNm y productos biológicos, que son importantes para la fabricación de vacunas y también se pueden usar para otros productos, como insulina para tratar la diabetes, medicamentos contra el cáncer y, potencialmente, vacunas para otras enfermedades prioritarias como malaria, tuberculosis y VIH.

El objetivo final es extender el desarrollo de capacidades para la producción nacional y regional a todas las tecnologías de la salud.

El presidente francés, Emmanuel Macron, señaló que en un mundo interconectado, son importantes nuevas colaboraciones más sólidas entre países, socios para el desarrollo y otros “para empoderar a las regiones y los países para que se las arreglen por sí mismos, durante las crisis y en tiempos de paz”.

“La mejora de los beneficios para la salud pública, el apoyo a la soberanía sanitaria africana y el desarrollo económico son los principales objetivos del fortalecimiento de la producción local en África”, añadió.

MPP/OMS/Rodger Bosch

Mujeres técnicas trabajan en el centro de transferencia de tecnología de vacunas de ARNm en Sudáfrica.



Fuente de la Noticia