vie. Abr 12th, 2024



Los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNCEF) revelan que tres de cada 10 personas en todo el mundo no pudieron lavarse las manos con agua y jabón en casa durante la pandemia de COVID-19.

“Lavarse las manos es una de las formas más efectivas de prevenir la propagación del COVID-19 y otras enfermedades infecciosas; sin embargo, millones de personas en todo el mundo carecen de acceso a un suministro de agua seguro y confiable”, dijo el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Progreso realizado

Sin embargo, el informe del Programa Conjunto de Monitoreo, Progreso en agua potable, saneamiento e higiene en los hogares 2000-2020, ofreció algunas buenas titulares.ar" 3169 target="_self">noticias sobre el acceso universal a los servicios de agua, saneamiento e higiene (o WASH para abreviar).

Entre 2016 y 2020, mostró que el acceso a agua potable gestionada de forma segura en el hogar aumentó del 70 al 74 por ciento; los servicios de saneamiento pasaron del 47 al 54 por ciento; y las instalaciones para lavarse las manos con agua y jabón, aumentaron del 67 al 71 por ciento.

Y en lugar de conexiones de alcantarillado, el año pasado, por primera vez, más personas usaron letrinas de pozo, tanques sépticos y otras instalaciones de saneamiento mejoradas en el lugar para contener y tratar los desechos de manera efectiva.

“A pesar de nuestro impresionante progreso hasta la fecha, para ampliar estos servicios que salvan vidas, las alarmantes y crecientes necesidades continúan superando nuestra capacidad de respuesta”, dijo la Directora Ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore.

Para mantener el progreso, las dos agencias de la ONU subrayaron la necesidad de que los gobiernos apoyen adecuadamente el saneamiento in situ gestionado de forma segura, incluidos los lodos fecales.

El estudio también dejó en claro que si persisten las tendencias actuales, para 2030 miles de millones de niños y familias se quedarían sin servicios WASH que salvan vidas.

Señala que todavía sólo el 81 por ciento de la población mundial tendría acceso a agua potable en su hogar, dejando 1.600 millones sin acceso; sólo el 67 por ciento tendría servicios sanitarios seguros, lo que dejaría a 2.800 millones en la estacada; y sólo el 78 por ciento tendría instalaciones básicas para lavarse las manos, lo que dejaría a 1.900 millones a la deriva.

“La inversión en agua, saneamiento e higiene debe ser una prioridad mundial si queremos poner fin a esta pandemia y construir sistemas de salud más resilientes”, enfatizó Tedros.

Predominan las desigualdades

El informe también señaló grandes desigualdades, siendo los niños y las familias vulnerables los que más sufren.

Al ritmo actual de progreso, para que los países menos adelantados (PMA) accedan al agua potable gestionada de forma segura para 2030, el estudio precisó que sería necesario multiplicar por diez.

“Incluso antes de la pandemia, millones de niños y familias sufrían sin agua potable, saneamiento seguro y un lugar para lavarse las manos”, dijo el jefe de UNICEF. “Ha llegado el momento de acelerar drásticamente nuestros esfuerzos para proporcionar a cada niño y familia las necesidades más básicas para su salud y bienestar, incluida la lucha contra enfermedades infecciosas como COVID-19”.

Destacando a las mujeres

Por primera vez, el informe también presentó datos nacionales emergentes sobre salud menstrual.

En muchos países, mostró que una proporción significativa de mujeres y niñas no pueden satisfacer sus necesidades de salud menstrual.

Y las disparidades son significativas entre los grupos vulnerables, como los pobres y los discapacitados.





Fuente de la Noticia