dom. Abr 21st, 2024



La agencia de la ONU para los refugiados, ACNUR, informa que unas 70.000 personas han huido de la ciudad desde el 24 de marzo, lo que eleva el desplazamiento general a casi 800.000.

La gente ha estado escapando a diario hacia distritos más al sur o hacia la vecina Tanzania. Se informa que miles más están varados en áreas alrededor de Palma, con acceso humanitario restringido.

Disparos, casas quemadas

“Los que huyen han dicho al personal del ACNUR que la situación en Palma sigue siendo muy inestable, con disparos regulares por la noche e incendios de casas”, dijo el portavoz Babar Baloch durante una sesión informativa en Ginebra.

ACNUR y sus socios ayudaron recientemente a personas que viven en condiciones extremas en áreas remotas alrededor de Palma, distribuyendo artículos de socorro a unos 10.000 que han sido desplazados.

La agencia continúa abogando por que los desplazados internos reciban protección y asistencia, y para que aquellos que buscan seguridad en Tanzania accedan al asilo.

Obligado a volver al peligro

Las autoridades de Mozambique informan que muchas personas que intentaron cruzar el río, que marca la frontera entre los dos países, han sido devueltas por la fuerza. Más de 9,600 se han retrasado desde enero, con 900 retiros ocurridos en un período de dos días esta semana.

“El ACNUR reitera su llamado para que quienes huyen del conflicto tengan acceso al territorio y asilo y, en particular, para que se respete el principio de no devolución (no retorno forzoso)”, dijo el Sr. Baloch. “No se debe obligar a los refugiados a volver al peligro”.

‘Una crisis infantil’

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, dijo que las necesidades son enormes en Cabo Delgado, ubicado en una región que apenas se ha recuperado de un ciclón mortal en 2019.

A raíz del ataque en Palma, unos 2.000 niños no tienen idea del paradero de sus padres, o incluso si están vivos, dijo a los periodistas el portavoz de la agencia James Elder.

“Lo que está sucediendo en Cabo Delgado es una crisis infantil – una emergencia encima de una emergencia – un cóctel mortal de los impactos del cambio climático, el conflicto y el COVID-19”, dijo.


Trauma y terror

Las mujeres y los niños, en particular, necesitan agua potable y saneamiento, así como nutrición, educación, atención física y mental y protección.

“Muchos niños han experimentado un trauma profundo. Si no se aborda, podría convertirse en el ingrediente de una crisis prolongada que podría extenderse rápidamente a otras áreas”, advirtió.

El personal de UNICEF ha informado haber escuchado historias de presuntos asesinatos y mutilaciones, a menudo en formas diseñadas para sembrar el terror. Niñas y mujeres han sufrido violaciones y violencia sexual y de género. Los informes no verificados indican además que se ha reclutado a la fuerza a niños para participar en los combates, mientras que se ha secuestrado a niñas para que sirvan de “esposas”.

Mientras tanto, más de un tercio de las instalaciones de salud han sido dañadas o destruidas, mientras que más de 220 escuelas y múltiples sistemas de agua han sido atacados. Las áreas donde los combates han sido más feroces no tienen instalaciones en funcionamiento.

“Lo que es tan aterrador es que no tenemos una imagen completa de lo que les está sucediendo a los niños debido a las limitaciones de seguridad y acceso”, agregó el Sr. Elder.

Salvar vidas en medio de la escasez de fondos

UNICEF está trabajando con el gobierno de Mozambique y sus aliados para proporcionar suministros y servicios que salvan vidas para los niños y las familias desplazados, y las comunidades que ahora los acogen.

La agencia también está fortaleciendo el apoyo psicosocial comunitario a los niños y proporcionando alimentos terapéuticos especiales a al menos 33.500 jóvenes con desnutrición severa, entre otras acciones.

Con necesidades tan grandes, están superando los fondos, y la agencia requiere unos $ 90 millones para respaldar sus operaciones.





Fuente de la Noticia