Ir al contenido

Mujeres construyendo un futuro sostenible: luchando contra el desierto, en medio de la crisis climática y de refugiados de Níger |


En las polvorientas llanuras a las afueras de Ouallam, un pueblo a unos 100 kilómetros al norte de Niamey, la capital de Níger, verdes hileras de verduras brotan del suelo en ordenadas parcelas. Agregando un mayor contraste con el entorno reseco, las mujeres con chales brillantes caminan entre las filas, revisan las tuberías de riego y agregan un chorro de agua a los especímenes que parecen sedientos.

© ACNUR/Colin Delfosse

Un refugiado maliense en Ouallam, Níger.

‘Estamos muy contentos de trabajar juntos’

Las aproximadamente 450 mujeres que trabajan esta tierra provienen de tres comunidades distintas: algunas son locales, otras fueron desplazadas por el conflicto y la inseguridad en otras partes de Níger, y el resto son refugiados del vecino Malí.

“Hicimos esto todos juntos con las diferentes comunidades: los refugiados, los desplazados y la comunidad local de Ouallam. Estamos muy contentos de trabajar juntos”, dice Rabi Saley, de 35 años, que se instaló en la zona después de huir de los ataques armados en su ciudad natal, Menaka, 100 kilómetros más al norte cruzando la frontera con Malí.

Los productos que cultiva, como papas, cebollas, repollos, pimientos y sandías, ayudan a alimentar a sus siete hijos y generan ingresos vendiendo el excedente en un mercado local. Desde su creación, el proyecto de la huerta también ha ayudado a suavizar la llegada de miles de refugiados y desplazados internos a la ciudad.

“Cuando supimos que se iban a instalar aquí, teníamos miedo y nos sentimos tristes”, recuerda Katima Adamou, una mujer de 48 años de Ouallam que tiene su propio terreno cerca. “Pensábamos que nos iban a hacer la vida imposible, pero en cambio ha sido todo lo contrario”.

Más noticias en la Web  Iftar, i'tikaaf permanecerá prohibido en las Dos Mezquitas Sagradas de Arabia Saudita durante el Ramadán

© ACNUR/Colin Delfosse

Un refugiado maliense cuida las verduras en la huerta de Ouallam, Níger.

Adaptarse al clima cambiante

El malestar político y los frecuentes ataques de grupos armados en Malí y Nigeria han empujado a 250.000 refugiados, la mayoría de Malí y Nigeria, a buscar seguridad en Níger, mientras que la violencia dentro de las propias fronteras del país ha obligado a otros 264.000 desplazados internos a abandonar sus hogares.

Mientras tanto, el cambio climático está elevando las temperaturas en el Sahel a 1,5 veces el promedio mundial, y los 4,4 millones de personas desplazadas por la fuerza en la región se encuentran entre las más expuestas a los efectos devastadores de la sequía, las inundaciones y la disminución de los recursos.

En la huerta de Ouallam, una iniciativa lanzada en abril de 2020 por ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, las mujeres han aprendido a nutrir sus plantas con riego por goteo para minimizar la evaporación y preservar los escasos recursos hídricos.

Un beneficio adicional del proyecto es su función de ayudar a los nigerianos a adaptarse al clima cambiante. Al cultivar una gran franja de tierra antiguamente degradada cerca de la ciudad y plantar árboles, están ayudando a evitar la desertificación que amenaza gran parte del país.

Una mujer apila ladrillos nuevos en la fábrica de ladrillos de Ouallam, en un campamento para personas desplazadas y refugiados en Níger.

© ACNUR/Colin Delfosse

Una mujer apila ladrillos nuevos en la fábrica de ladrillos de Ouallam, en un campamento para personas desplazadas y refugiados en Níger.

Elementos básicos del desarrollo sostenible

En otra parte de Ouallam, un impulso adicional a la integración comunitaria y la protección ambiental proviene de una fuente menos probable. La fábrica de ladrillos de la ciudad emplea a 200 hombres y mujeres (refugiados, desplazados internos y locales) en la fabricación de ladrillos de suelo estabilizado.

Más noticias en la Web  Primera persona: cultivar el futuro de Haití |

Fabricados combinando tierra con pequeñas cantidades de arena, cemento y agua antes de compactarse y secarse al sol, los ladrillos entrelazados reducen la necesidad de mortero de cemento durante la construcción. Fundamentalmente, también eliminan la necesidad de quemar grandes cantidades de madera escasa u otro combustible utilizado en la cocción de ladrillos de arcilla tradicionales.

“Después, estos ladrillos se utilizan para construir casas para las personas apoyadas por ACNUR: los refugiados, los desplazados internos y una parte de la comunidad de acogida vulnerable”, explicó Elvis Benge, oficial de refugio de ACNUR en Níger.

“En última instancia, los refugiados y las poblaciones que los acogen son los motores del cambio y pueden mantenerse a sí mismos y garantizar la resiliencia de sus comunidades”, agregó Benge.

De vuelta en la huerta, después de haber trabajado con sus nuevos vecinos para enfrentar el desafío de la supervivencia diaria, así como las crisis que definen una era más allá de su control, la Sra. Saley está rodeada por los frutos de su trabajo y reflexiona sobre un trabajo bien hecho.

“Nos hemos convertido en una comunidad, ¡incluso me casé aquí!” ella dice. “¡La mujer florece, como las plantas!”

Esta historia es parte de la serie multimedia de Noticias ONU que presenta iniciativas lideradas por mujeres para un futuro más sostenible y equitativo, publicada antes del Día Internacional de la Mujer de este año el 8 de marzo.



Fuente de la Noticia