Ir al contenido

Putin y Xi se reúnen para conversaciones de alto riesgo en desafío a Occidente


El presidente ruso, Vladimir Putin (izquierda), y el presidente chino, Xi Jinping, posan durante su reunión en Beijing, el 4 de febrero de 2022. — AFP

SAMARKANDA: Vladimir Putin de Rusia y Xi Jinping de China se reúnen con otros líderes asiáticos en la antigua ciudad de la Ruta de la Seda de Samarcanda desde el jueves para una cumbre regional promocionada como un desafío a la influencia global occidental.

Xi y Putin se unirán a los líderes de India, Pakistán, Turquía, Irán y varios otros países para la reunión de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) en la ciudad uzbeka el jueves y viernes.

El día principal de la cumbre será el viernes, pero la reunión de los líderes ruso y chino el jueves será la más observada.

Ambos habían llegado a la ciudad antes de las conversaciones, con Putin saliendo de su avión bajo un cielo soleado para ser recibido por una guardia de honor en la pista antes de ser llevado en un convoy de vehículos negros.

Para Putin, la cumbre es una oportunidad para demostrar que Rusia no puede estar aislada internacionalmente, en un momento en que las fuerzas de Moscú enfrentan importantes reveses en el campo de batalla en Ucrania.

Para Xi, en su primer viaje al extranjero desde los primeros días de la pandemia de coronavirus, es una oportunidad para reforzar sus credenciales como estadista mundial antes de un congreso fundamental del gobernante Partido Comunista en octubre.

Y para ambos líderes, la cumbre será una oportunidad para burlarse de Occidente, especialmente de Estados Unidos, que ha liderado la carga al imponer sanciones a Rusia por Ucrania y enfureció a Beijing con recientes muestras de apoyo a Taiwán.

“La OCS ofrece una alternativa real a las organizaciones centradas en Occidente”, dijo esta semana a los periodistas en Moscú el asesor de política exterior del Kremlin, Yuri Ushakov.

Más noticias en la Web  Por primera vez, China presenta el pasaporte del virus

“Todos los miembros de la OCS defienden un orden mundial justo”, dijo, describiendo la cumbre como “en el contexto de cambios geopolíticos a gran escala”.

Seguridad estricta, calles vacías.

La entrada a Samarcanda, una ciudad de grandes mezquitas de azulejos que fue uno de los centros de las rutas comerciales de la Ruta de la Seda entre China y Europa, se restringió en los días previos a la cumbre, con su aeropuerto cerrado a los vuelos comerciales.

Las calles y sus famosos mercados estaban en gran parte vacíos cuando los periodistas de AFP visitaron el miércoles, y las escuelas debían cerrar durante los dos días de la cumbre.

La seguridad era estricta en toda la ciudad, con una gran presencia policial en las calles y vehículos blindados estacionados en el centro.

Los residentes expresaron a la AFP su orgullo por albergar la cumbre y señalaron la larga historia de Samarcanda como encrucijada internacional.

“Estamos orgullosos de que tantos líderes de varios países se reúnan en nuestra ciudad. Samarcanda desde la antigüedad fue una ciudad legendaria”, dijo Shakhboz Kombarov, de 26 años.

La SCO, compuesta por China, Rusia, India, Pakistán y las naciones exsoviéticas de Asia Central de Kazajstán, Uzbekistán, Kirguistán y Tayikistán, se creó en 2001 como una organización política, económica y de seguridad para rivalizar con las instituciones occidentales.

No es una alianza militar formal como la OTAN o un bloque profundamente integrado como la Unión Europea, pero sus miembros trabajan juntos para abordar cuestiones de seguridad conjuntas, cooperar militarmente y promover el comercio.

La principal sesión conjunta de la cumbre será el viernes, pero gran parte de la atención se centrará en las conversaciones bilaterales.

Más noticias en la Web  UNFPA apoya a los trabajadores de la salud que brindan esperanza y bebés en Tigray, asolada por la crisis |

Además de Xi, Putin se reunirá el jueves con el presidente iraní Ebrahim Raisi y el primer ministro paquistaní Shehbaz Sharif, y luego el viernes con el primer ministro indio Narendra Modi y el líder turco Recep Tayyip Erdogan.

Irán es un estado observador de la OCS y Erdogan ha sido un intermediario clave en los acuerdos entre Rusia y Ucrania sobre temas como los envíos de granos.

Amistad ‘sin límites’

No estaba claro con quién se reuniría Xi por separado, aunque las conversaciones con Modi serían las primeras desde 2019, después de que las relaciones entre China e India se congelaran por los combates mortales en 2020 en su disputada frontera con el Himalaya.

Anteriormente aliados de la Guerra Fría con una relación tempestuosa, China y Rusia se han acercado más en los últimos años como parte de lo que llaman una relación “sin límites” que actúa como un contrapeso al dominio global de los Estados Unidos.

Xi y Putin se reunieron por última vez en Beijing a principios de febrero para los Juegos Olímpicos de Invierno, días antes de que Putin lanzara la ofensiva militar en Ucrania.

Beijing no ha respaldado explícitamente la acción militar de Moscú, pero ha construido constantemente lazos económicos y estratégicos con Rusia durante los seis meses del conflicto, con Xi asegurando el apoyo de China a la “soberanía y seguridad” rusas.

Rusia, a su vez, ha respaldado a China en Taiwán, calificando la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a la isla este verano como una “clara provocación”.



Source link