mar. Jun 18th, 2024


Una persona se para frente a las llamas en Newtownabbey, Belfast, el 3 de abril, durante una semana de disturbios. – AFP

LONDRES: Siguen aumentando las preocupaciones sobre la perspectiva de paz a largo plazo en Irlanda del Norte luego de días de violencia en la provincia británica, con agravios profundamente arraigados que se combinan con las nuevas reglas del Brexit en un cóctel tóxico.

Con más violencia esperada, ¿cuáles son los principales problemas que alimentan los disturbios y, en última instancia, perdurará la paz?

¿Quién está detrás de la violencia?

Los disturbios provienen principalmente de los sindicalistas, que creen que Irlanda del Norte debería seguir siendo parte del Reino Unido, y la policía advirtió que los grupos paramilitares dentro de la comunidad podrían estar avivando y coordinando la violencia.

Los nacionalistas, que creen que la provincia debería ser parte de la República de Irlanda, respondieron a la violencia el miércoles y los dos grupos se atacaron entre sí con bombas de gasolina y misiles.

¿Dónde están los puntos focales?

La violencia estalló la semana pasada en la ciudad de Londonderry, antes de extenderse a la capital, Belfast, y áreas periféricas durante el fin de semana de Pascua y el lunes.

Los últimos disturbios se centraron en la “línea de paz”, una serie de muros que separan los barrios nacionalistas y unionistas.

¿Por qué están enojados los sindicalistas?

Gran parte de los disturbios se debe a la ira de los sindicalistas por un nuevo “protocolo” posterior al Brexit, que creen que abre una brecha entre la provincia y el resto de Gran Bretaña, acercándola a la órbita de Dublín.

“No hay duda de que el Brexit y la llegada del protocolo han dañado significativamente el equilibrio de poder”, dijo a la AFP Duncan Morrow, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Ulster.

“Esto se ha estado gestando durante meses”.

¿Por qué se introdujo el protocolo?

Unionistas y nacionalistas libraron un conflicto de décadas, conocido como “Los Problemas”, sobre el futuro de la provincia hasta un histórico acuerdo de paz en 1998.

Esto disolvió los controles fronterizos en la frontera irlandesa, ya que ambos lados de la división estaban en la Unión Europea y formaban parte del mercado único.

La decisión del referéndum de Gran Bretaña de 2016 de abandonar el bloque amenazó con alterar ese arreglo, planteando el espectro de controles fronterizos que iban en contra del acuerdo de paz.

Para mantener la frontera abierta mientras se mantiene la integridad de los mercados ahora separados, Gran Bretaña y la UE acordaron el “protocolo”, que efectivamente mantiene a Irlanda del Norte en la unión aduanera y el mercado único de la UE.

Si bien mantiene abierta la frontera irlandesa, ahora significa que se requieren controles de las mercancías que llegan a Irlanda del Norte desde otras partes de Gran Bretaña, lo que, según los sindicalistas, indica una relajación de los lazos con el Reino Unido.

¿Cuáles son los efectos cotidianos del protocolo?

Desde que se implementó en enero, el protocolo ha interrumpido el comercio y provocado cierta escasez de alimentos en la provincia.

Los nuevos controles han causado una confusión generalizada entre las empresas, con algunos proveedores del Reino Unido que se niegan a enviar productos a través del Mar de Irlanda, lo que ha provocado que algunos estantes vacíos en los supermercados de Irlanda del Norte y los clientes no puedan realizar pedidos en línea.

¿Sobrevivirá el protocolo?

La UE enfatiza que el protocolo es un trato hecho y ya ha iniciado procedimientos legales contra Gran Bretaña por acusaciones de que violó sus reglas al anunciar unilateralmente un retraso de seis meses en los controles aduaneros de las mercancías que llegan a Irlanda del Norte desde el Reino Unido continental.

Pero el Partido Unionista Democrático (DUP) ha buscado una revisión judicial, queriendo que los tribunales declaren el protocolo incompatible con el Acta de Unión de 1800 que fusionó los reinos de Gran Bretaña e Irlanda, y con el Acuerdo de Belfast del Viernes Santo de 1998.

A más largo plazo, el protocolo prevé un mecanismo de “consentimiento”, que a partir de 2025 otorga a la Asamblea de Irlanda del Norte el poder, por mayoría de votos, de suspender su aplicación.

¿Es el Brexit el único problema?

Brexit es solo una de las muchas quejas entre los sindicalistas.

Los unionistas perdieron su mayoría histórica en la asamblea regional de Stormont en 2017 y hay evidencia de un cambio demográfico hacia los nacionalistas, lo que alimenta la sensación de que son una minoría sitiada.

Los disturbios también estallaron después de que las autoridades decidieran no procesar a los líderes del partido nacionalista Sinn Fein por asistir al funeral el año pasado de un exlíder paramilitar en aparente violación de las restricciones de Covid que han mantenido a los residentes encerrados durante la mayor parte del año.

¿Está en riesgo el proceso de paz?

Alrededor de 3.500 personas murieron en The Troubles, y los expertos temen que el Brexit pueda ser la gota que colmó el vaso de la paz que tanto le costó ganar, dado el resentimiento y las complejidades subyacentes.

“Sigue siendo muy difícil ver a dónde va, excepto por la creciente frustración y enojo”, advirtió Morrow.



Source link