jue. Abr 18th, 2024



Los asentamientos que albergan a casi 190 mil personas están ahora más allá de su capacidad y las condiciones son ‘deplorables’, dijo la portavoz del ACNUR, Aikaterini Kitidi, en una sesión informativa en Ginebra. Los refugios son inadecuados y muchos han resultado más dañados por las recientes inundaciones e incidentes de incendios debido a la cocina al aire libre, agregó.

Según la agencia de la ONU, cerca de 24 mil personas han sido desarraigadas por enfrentamientos armados, bombardeos y ataques aéreos en la gobernación de Marib desde principios de año. La región ya alberga a una cuarta parte de los cuatro millones de desplazados internos de Yemen que han buscado seguridad en centros urbanos y alrededor de 150 asentamientos informales.

Decenas de familias desplazadas se han visto obligadas a construir su propio alojamiento utilizando mantas viejas y láminas de plástico, debido a la escasez de recursos de los socios humanitarios. El agua potable, las letrinas, la electricidad y las instalaciones de salud son escasas, dijo la Sra. Kitidi, quien agregó que el 80 por ciento de los desplazados son mujeres y niños, quienes más sufren las limitadas opciones de alojamiento debido al hacinamiento y la falta de privacidad. y acceso limitado a servicios básicos, como baños o agua.

Amenaza de desalojo

El portavoz dijo que el temor al desalojo también es alto entre las personas desplazadas, con nueve de cada 10 de los asentamientos construidos en terrenos privados y sin acuerdos de ocupación.

El desalojo también es una preocupación clave en los centros urbanos, ya que los precios de alquiler se han disparado después de la reciente ola de desplazamientos, dijo. El 85 por ciento de las familias desplazadas no pueden pagar el alquiler de forma regular, ya que las oportunidades de ganarse la vida son escasas y una cuarta parte de las personas desplazadas en Marib no tiene fuente de ingresos.

Un mayor desplazamiento, debido al desalojo, solo agotaría sus propios recursos y aumentaría sus necesidades, agregó.

Gran mayoría sin ayuda

Con solo el 21% de los residentes a los que pueden llegar las organizaciones de ayuda debido a la inseguridad reinante, la Sra. Kitidi pidió a todas las partes en el conflicto que garanticen el acceso sin obstáculos a los asentamientos para garantizar la entrega segura de asistencia vital.

Su llamamiento sigue al del enviado especial saliente de la ONU para el país, Martin Griffiths, quien el lunes le dijo al Consejo de Seguridad de la ONU que aproximadamente dos tercios de la población del país devastado por la guerra, alrededor de 20 millones de personas, dependen de la ayuda humanitaria para su día. -Necesidades de hoy.

Dijo que poner fin a la hambruna en curso en Yemen es una prioridad humanitaria general, con aproximadamente cinco millones de personas “a un paso de sucumbir a la hambruna y las enfermedades que la acompañan”.

El secretario general de la ONU para Oriente Medio, Khaled Mohamed Khiari, también informó al Consejo, dando la alarma por la escasez generalizada de combustible que está empeorando en los territorios controlados por los hutíes.



Fuente de la Noticia