Ir al contenido

33 muertos en enfrentamientos tribales en Sudán cerca de la frontera con Etiopía


Los manifestantes sudaneses se paran detrás de los bloqueos de carreteras mientras participan en una sentada antimilitar, en la festividad de Eid al-Adha, en la capital, Jartum, el 9 de julio de 2022. Foto: AFP

JARTUM: Decenas de familias huían el sábado de la violencia en el estado del Nilo Azul de Sudán, donde los enfrentamientos en curso entre dos tribus han dejado al menos 33 muertos, dijeron las autoridades el sábado.

Al menos otras 108 personas resultaron heridas, según un comunicado del Ministerio de Salud, y 16 tiendas fueron incendiadas desde que estalló la violencia el lunes por una disputa territorial entre las tribus Berti y Hawsa.

“Necesitamos más tropas para controlar la situación”, dijo el sábado a la AFP el funcionario local Adel Agar de la ciudad de Al-Roseires.

Según él, muchas personas buscaban refugio en las comisarías y los disturbios habían dejado muchos “muertos y heridos”.

Agar no dio un desglose del número de víctimas, pero dijo que se necesitaban urgentemente mediadores para reducir la violencia.

Se desplegaron soldados para contener los disturbios y las autoridades impusieron un toque de queda nocturno a partir del sábado.

El gobernador del Nilo Azul, Ahmed al-Omda, emitió una orden el viernes que prohíbe cualquier reunión o marcha durante un mes.

La violencia estalló después de que la tribu Berti rechazara una solicitud de Hawsa para crear una “autoridad civil para supervisar el acceso a la tierra”, dijo a la AFP un destacado miembro de Hawsa bajo condición de anonimato.

Pero un alto miembro de los Bertis dijo que la tribu estaba respondiendo a una “violación” de sus tierras por parte de los Hawsas.

– Cifras de bajas ‘aumentando’ –

Los enfrentamientos se reanudaron el sábado después de una breve pausa, cerca de la capital del estado, Al-Damazin, dijeron testigos.

“Escuchamos disparos… y vimos que salía humo”, dijo el sábado a la AFP la residente Fatima Hamad desde Al-Roseires, al otro lado del río frente a Al-Damazin.

Ahmed Youssef, residente de la capital del estado, dijo que “docenas de familias” cruzaron el puente hacia la ciudad para huir de los disturbios.

Los hospitales hacen llamados urgentes para donaciones de sangre, según fuentes médicas.

Una fuente del hospital Al-Roseires dijo a la AFP que la instalación se había “quedado sin equipo de primeros auxilios” y que se necesitaban refuerzos porque el número de heridos estaba “aumentando”.

El representante especial de la ONU en Sudán, Volker Perthes, pidió a todas las partes que ejerzan moderación.

La “violencia entre comunidades y la pérdida de vidas en la región del Nilo Azul de Sudán es triste y profundamente preocupante”, tuiteó.

A última hora de la tarde del sábado “la situación había mejorado” en la región de Qissan, según Omda, gobernador del estado del Nilo Azul.

Pero los enfrentamientos continuaron en Al-Roseires, dijo en declaraciones televisadas.

La región de Qissan y el estado del Nilo Azul en general han visto disturbios durante mucho tiempo, con las guerrillas del sur como una espina en el costado del ex presidente fuerte de Sudán, Omar al-Bashir, quien fue derrocado por el ejército en 2019 luego de la presión callejera.

Los expertos dicen que el golpe del año pasado, liderado por el jefe del ejército Abdel Fattah al-Burhan, creó un vacío de seguridad que ha fomentado un resurgimiento de la violencia tribal, en un país donde estallan enfrentamientos mortales con regularidad por la tierra, el ganado, el acceso al agua y el pastoreo.



Source link

Más noticias en la Web  Confirman muertos los 132 del avión que se estrelló en China Eastern