sáb. Abr 20th, 2024



Al acreditar el Protocolo de Montreal, que “comenzó como un mecanismo para proteger y curar la capa de ozono”, el Secretario General António Guterres dijo que en el transcurso de tres décadas, “ha hecho bien su trabajo”.

El tratado multilateral para eliminar gradualmente las sustancias que agotan la capa de ozono, al curar el agujero en la capa de ozono, ha protegido la salud humana, las economías y los ecosistemas.

“La cooperación que hemos visto bajo el Protocolo de Montreal es exactamente lo que se necesita ahora para enfrentar el cambio climático, una amenaza igualmente existencial para nuestras sociedades”, dijo.

Hasta el protocolo, los equipos antiguos, como la espuma de aislamiento de edificios, los frigoríficos-congeladores y otros sistemas de refrigeración, se fabricaban utilizando clorofluorocarbonos o CFC que destruyen la capa de ozono, que filtraban el gas dañino a la atmósfera a medida que los equipos se deterioraban.

Otros servicios críticos

Estos años El Día Mundial del Ozono destaca que el histórico acuerdo medioambiental también ralentiza el cambio climático y ayuda a impulsar la eficiencia energética. para enfriar productos como congeladores, lo que también contribuye a la seguridad alimentaria.

“El Protocolo de Montreal es más que un simple ejemplo de cómo el multilateralismo puede y debe funcionar, es una herramienta activa para ayudar a cumplir con nuestra visión global para el desarrollo sostenible”, dijo el jefe de la ONU.

Y bajo la Enmienda de Kigali al Protocolo, las naciones se han comprometido a eliminar los hidrofluorocarbonos (HFC), poderosos gases de efecto invernadero que se utilizan como refrigerantes, que son menos dañinos que los CFC ya que contienen hidrógeno, pero que, no obstante, siguen siendo un riesgo para la capa de ozono.

Cuando se aplique por completo, la Enmienda de Kigali podría evitar 0,4 grados centígrados de calentamiento global en este siglo.

“Además, mientras nos preparamos para la Cumbre de sistemas alimentarios de este mes, se nos recuerda que la Enmienda de Kigali también puede ayudarnos a aumentar la seguridad alimentaria”, señaló el Sr. Guterres, explicando que al reducir los HFC, aumentar la eficiencia energética y crear más ozono y tecnologías respetuosas con el clima, “la Enmienda de Kigali puede brindar acceso sostenible a servicios de refrigeración vitales para millones de personas”.

Estos servicios reducirían la pérdida de alimentos en los países en desarrollo, donde a menudo se echan a perder antes de llegar a los mercados.

Llevar los productos de los agricultores a donde se necesitan ayudaría, a su vez, a reducir el hambre, la pobreza y el impacto ambiental del sector agrícola.

Otro beneficio importante de ampliar el acceso a sistemas de refrigeración seguros es almacenar medicamentos y vacunas, incluidos los necesarios para poner fin a la pandemia de COVID-19.

La cooperación que hemos visto bajo el Protocolo de Montreal es exactamente lo que se necesita ahora para enfrentar el cambio climático. Jefe de la ONU

El Protocolo de Montreal y la Enmienda de Kigali nos muestran que actuando juntos, todo es posible”, Dijo el jefe de la ONU. “Así que actuemos ahora para frenar el cambio climático, alimentar a los hambrientos del mundo y proteger el planeta del que todos dependemos”.

El trabajo continúa

Aunque el Protocolo de Montreal marcó “un punto de inflexión crítico”, no fue una solución única, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

El trabajo continúa, y los científicos siguen proporcionando la primera línea de defensa.

El PNUMA lidera un esfuerzo conjunto de más de 100 gobiernos, empresas y organizaciones de desarrollo que apoya a los países y la industria para abordar la creciente demanda de refrigeración, al tiempo que contribuye al Acuerdo de París, el Protocolo de Montreal y la Agenda 2030 denominada Cool Coalition.

Junto con sus socios, la Coalición fomenta la promoción, el conocimiento y la acción para acelerar la transición global hacia un enfriamiento eficiente y respetuoso con el clima.

En 1994, mediante la resolución 49/114, la Asamblea General proclamó el 16 de septiembre como Día Internacional, en conmemoración de la firma del Protocolo de Montreal en 1987.



Fuente de la Noticia