Ir al contenido

El sabor agridulce del hogar: la exesposa de ISIL regresa a Kazajistán |


“Nos dijeron que Siria es la tierra sagrada”, recuerda Asel, una mujer kazaja de 32 años. “Si morimos allí en la batalla, inmediatamente iríamos al cielo y nos convertiríamos en mártires”.

En 2014, Asel fue una de las alrededor de 150 personas que abandonaron Kazajstán para unirse a la red terrorista ISIL, también conocida por el término árabe Da’esh, en Siria, junto con su esposo y su hijo. Ella estaba embarazada en ese momento.

Asel creció en una familia kazaja “promedio” en el norte de Kazajstán, donde la influencia religiosa no era tan fuerte como en el sur. Después de graduarse de la Facultad de Transporte y Comunicaciones, se mudó a la capital, Nur-Sultan, antes conocida como Astana, en 2013.

Asel, ex esposa de ISIL, ahora rehabilitada y viviendo en Kazajstán, por Noticias ONU/Kulpash Konurova

Paraíso perdido

Una vez allí, se convirtió en adherente de una forma estricta del Islam y se casó con un hombre con puntos de vista similares, quien la convenció de que debían trasladarse a Siria: “nos atraía porque creíamos que nadie tendría que trabajar en la tierra sagrada , que recibiríamos beneficios económicos mensualmente, y que las casas y bienes de las ciudades y pueblos ‘liberados’ serían nuestros”.

Al año siguiente viajaron a Siria, por una ruta que les llevó por Bielorrusia y Turquía. Sin embargo, a medida que se intensificaron las hostilidades, su sueño se agrió y rápidamente se les acabó el dinero y la comida.

En total, Asel vivió en Siria durante unos cinco años, mudándose con su esposo de un lugar a otro. Durante este tiempo, dio a luz a su segundo hijo, mientras que su esposo se casó con otras dos mujeres de Kazajstán, quienes también le dieron hijos.

Más noticias en la Web  ONU condena ataque mortal en casa de huéspedes en Afganistán |

Pero un día, cuenta, su marido no volvió a casa: lo mató una bomba que cayó en el edificio donde trabajaba. Ahora que quedó viuda, Asel y sus hijos, decidieron regresar a su tierra natal.

Sobreviviendo a Al-Hol

La familia había escuchado rumores de que el Gobierno de Kazajstán estaba organizando vuelos para aquellos que deseaban regresar a casa. A pesar de los temores de que la enviaran a prisión, Asel se dio cuenta de que, si permanecían en Siria, tendrían que luchar para sobrevivir en condiciones cada vez más difíciles.

Con gran riesgo para su vida, Asel, junto con mujeres de Daguestán en la Federación Rusa, Turquía e incluso de países europeos, llegaron al notorio campo de refugiados de Al-Hol en el noreste de Siria.

Las condiciones en el campo, que alberga a más de 60.000 refugiados, han sido condenadas con frecuencia como extremadamente duras. Las familias de los excombatientes de Da’esh se mantienen en un complejo vigilado separado, luego de que se reportaron brotes de violencia entre ellos y otras personas en las instalaciones.

Asel dice que tuvo mucha suerte de pasar solo dos meses en Al-Hol, pero esos 60 días, combinados con las dificultades de los cinco años anteriores, fueron suficientes para subrayar la urgente necesidad de sacarla a ella y a sus hijos de Siria.

© Unsplash/Alexander Serzhantov

Una vista de Almaty en Kazajstán.

‘Zhusan’, el olor a hogar

Gracias a la iniciativa kazaja, Asel logró regresar a casa. Ella y sus hijos fueron trasladados en avión a la ciudad de Aktau, a orillas del mar Caspio, y pasaron un mes en un centro de rehabilitación, junto a otras personas en una situación similar.

Más noticias en la Web  Haití enfrenta elecciones estancadas, aumento de secuestros e inseguridad desenfrenada |

Después de un examen médico, psicólogos, teólogos y eruditos religiosos trabajaron con la familia, y sus hijos asistieron a escuelas y jardines de infancia temporales. Después del final del período de prueba, fueron enviados a vivir con familiares en su ciudad natal.

Hoy Asel está establecido en Kazajstán. Encontró un nuevo amor, se volvió a casar y sus dos hijos, que ahora tienen ocho y cinco años, están prosperando.

El eventual regreso de Asel fue posible gracias a la Operación Zhusan. Zhusan es una palabra kazaja que significa “ajenjo amargo”, cuyo olor muchos kazajos asocian con su tierra natal.

2022 marca tres años desde el inicio de la Operación Zhusan. Según el Comité de Seguridad Nacional de la República de Kazajistán, hasta el momento han sido repatriados 37 hombres, 157 mujeres y 413 niños, 34 de ellos huérfanos.

De este total, 31 hombres y 18 mujeres fueron condenados por participar en actividades de ISIL.

Según el Gobierno, el éxito de la operación ha sido supervisado de cerca por varios países que aceptan el regreso de excombatientes extranjeros y sus familias, incluidos Austria, Alemania, Uzbekistán, Ucrania e incluso la República de Maldivas, así como por la ONU. la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y el Parlamento Europeo.

Refugiados en el campamento de Al-Hol en la gobernación de Hasakeh, en el noreste de Siria.  (Archivo)

© UNICEF/Delil Souleiman

Refugiados en el campamento de Al-Hol en la gobernación de Hasakeh, en el noreste de Siria. (Archivo)

falsos profetas

Según un experto en radicalización entrevistado por Noticias ONU, hay tres razones principales para la salida de jóvenes kazajos a Siria en 2013-2014. El primero, según Alim Shaumetov, director del centro de rehabilitación Akniet con sede en Nur-Sultan, es el analfabetismo religioso, que los deja indefensos frente a quienes predican ideologías religiosas extremistas.

Más noticias en la Web  Primera Persona: Los refugiados somalíes sembrando una nueva vida en los Estados Unidos |

“No pudieron oponerse al trabajo muy competente de estos predicadores reclutadores”, dice. “La ideología extremista religiosa es un trabajo conjunto de líderes políticos, psicólogos y teólogos, que plantaron estas ideas en sus mentes, después de lo cual estuvieron dispuestos a sacrificar sus vidas por las ideas de otras personas”.

Otro factor importante, según el Sr. Shaumetov, fue una ley sobre libertad de religión y asociaciones religiosas, aprobada en los primeros años de la independencia de Kazajstán.

“Se abrieron fronteras, los jóvenes se fueron al exterior a instituciones religiosas, y cayeron en manos de falsos predicadores”, explica. “Y cuando regresaron, comenzaron a difundir su peligrosa ideología aquí”.

La tercera razón, paradójicamente, es la World Wide Web y el enorme flujo de información que proporciona Internet. Los jóvenes buscaron en línea respuestas a sus preguntas y soluciones a los problemas que tenían que enfrentar en la vida y, a través de sitios religiosos y redes sociales, se produjo una “autoradicalización”.

“Por lo tanto, hubo un éxodo masivo de nuestros jóvenes a Siria e Irak, por lo que terminaron en la guerra de otros”.

Los empleados de Akniet involucran a excombatientes extranjeros y sus familias en sesiones educativas e informativas, un proceso que, dice el Sr. Shaumatov, da como resultado que alrededor del 95 por ciento de ellos abandonen la ideología radical.

Algunos regresan a la vida secular, mientras que otros se convierten a formas más moderadas del Islam. “Nuestro trabajo continúa”, dijo.



Fuente de la Noticia