vie. Jul 19th, 2024



Al emitir la alerta humanitaria el martes, las agencias de la ONU informaron que decenas de personas habían muerto durante los ataques de insurgentes no identificados que, según los informes, llegaron a la ciudad el fin de semana.

‘Horror’ para civiles

La violencia no ha cesado, dijo Jens Laerke, portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA): “Lo que ha sucedido en Palma es un horror absoluto infligido a civiles por un grupo armado no estatal.

“Han hecho cosas horribles, todavía lo están haciendo, hemos informado esta mañana de continuos enfrentamientos esporádicos, por eso estamos hablando de nuestras expectativas de que miles de personas más se muden del distrito de Palma hacia otras zonas del país y hacia el frontera con Tanzania “.

Llegando a pie, bus y barco

El portavoz de la Organización Internacional de las Naciones Unidas para las Migraciones (OIM), Paul Dillon, confirmó la desesperada situación durante una conferencia de prensa en Ginebra: “A partir de esta mañana del 30 de marzo, podemos decirles que 3.361 desplazados internos, es decir, 672 familias, han sido registrados por Matriz de seguimiento de desplazamientos de la OIM. Llegan a pie, en autobús, en avión y en barco, desde Palma a los distritos de Ullongwe, Mueda, Montepuez y la ciudad de Pemba ”.

Las familias habían huido, “buscando refugio en el monte circundante”, según la agencia de la ONU para los refugiados, ACNUDH, mientras que más de 100 personas desplazadas habían viajado al sur en barco desde Palma hasta Pemba, capital de la rica provincia de Cabo Delgado, rica en recursos.

Desde que estalló el conflicto en octubre de 2017, 670.000 personas se han visto obligadas a huir de la violencia, según la OIM.

Niños desesperados por ayuda

Más de la mitad son niños “y todos necesitan ayuda desesperadamente, todos ellos”, dijo Marixie Mercado, portavoz del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF.

Andrej Mahecic, portavoz de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), destacó la amenaza específica para los no combatientes de la insurgencia, dijo que la gente había sido “asesinada, mutilada, saqueadas e incendiadas casas y los campos de estas personas habían sido destruidos”.

Las personas han sido expulsadas de sus hogares y huidas “con muy pocas posesiones”, continuó el portavoz del ACNUR, mientras que mujeres y niñas han sido “secuestradas, obligadas a contraer matrimonio, en algunos casos violadas y sometidas a otras formas de violencia sexual. También hay informes de niños reclutados por la fuerza en estos grupos armados insurgentes ”.

En respuesta a la emergencia, el Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA) ya ha entregado 250 toneladas métricas de ayuda alimentaria para satisfacer las necesidades de casi 16.000 personas durante un mes en Palma.

“Como se puede imaginar, se ha suspendido temporalmente la asistencia alimentaria en Palma debido a la violencia en curso”, dijo el portavoz del PMA, Tomson Phiri, aunque se ha trasladado en avión personal médico crítico y trabajadores humanitarios “para ayudar a los heridos y a los más en necesidad”.

Oferta de evacuación

El Servicio Aéreo Humanitario de la ONU (UNHAS) estaba “apoyando excepcionalmente la evacuación de civiles, incluidos mujeres y niños y los que están gravemente heridos”, continuó Phiri, y agregó que el lunes “se completaron cuatro rotaciones, evacuando a 82 personas”.

Además de la continua inseguridad en el norte de Mozambique, la respuesta de ayuda también se ha visto obstaculizada por una grave falta de financiación, con el llamamiento de la ONU de 254 millones de dólares sólo el uno por ciento financiado



Fuente de la Noticia