jue. Abr 18th, 2024


ONU Mujeres Más allá de COVID-19: un plan feminista para la sostenibilidad y la justicia social, se basa en los últimos datos, análisis y aportaciones de más de 100 expertos mundiales para proporcionar vías concretas para poner la igualdad de género, la sostenibilidad ambiental y la justicia social en el centro de los esfuerzos de desarrollo mundial.

“Tenemos una oportunidad generacional para romper el círculo vicioso de la inseguridad económica, la destrucción del medio ambiente y las políticas de exclusión y dar forma a un mundo mejor, con más igualdad de género y sostenible”, dijo Pramila Patten, directora ejecutiva interina de ONU Mujeres.

Una evaluación sombría

En el primer plan de la ONU de este tipo, el informe detalla cómo la pandemia de COVID-19 ha exacerbado las desigualdades de género preexistentes y ha dejado al descubierto debilidades en la ya frágil economía global del cuidado.

“A nivel mundial, en 2019 y 2020, las mujeres perdieron 54 millones de puestos de trabajo, e incluso antes de la pandemia, asumían tres veces más trabajo de cuidados no remunerado que los hombres”, según ONU Mujeres.

Además, las mujeres se ven afectadas de manera desproporcionada por la degradación ambiental y, al mismo tiempo, quedan fuera de la toma de decisiones sobre políticas y financiamiento para abordar el cambio climático.

Y para fines de 2021, los empleos de los hombres se habrán recuperado, pero aún habrá 13 millones de mujeres menos en el empleo, señaló la agencia de empoderamiento de género.

Trío de crisis

El trío de crisis interconectadas de empleo, cuidado y clima socavan sistemáticamente la igualdad de género y amenazan la supervivencia de las personas y el planeta, pero aún existe la oportunidad de cambiar de rumbo.

“El informe de hoy proporciona una hoja de ruta sobre cómo hacer esto, mientras se recupera el terreno perdido en la igualdad de género y los derechos de las mujeres”, dijo la Sra. Patten.

Para abordar estas crisis entrecruzadas, ONU Mujeres pide mejores políticas, acciones e inversiones, incluso en la economía del cuidado y la infraestructura social, como la creación de empleos y el aumento del apoyo a los cuidadores no remunerados.

El informe sostiene que las inversiones públicas en servicios de atención podrían crear entre un 40 y un 60 por ciento más de puestos de trabajo que las mismas inversiones en la construcción.

ONU Mujeres / Joe Saade

ONU Mujeres está ayudando a las agricultoras de Guinea con nuevas oportunidades para generar ingresos y mejorar la vida comunitaria.

Tiro justo para mujeres

Bajo la premisa de que la transición a la sustentabilidad ambiental puede crear hasta 24 millones de nuevos empleos verdes, el informe enfatiza que las mujeres deben tener su parte justa de estas oportunidades, incluso obteniendo la capacitación y las habilidades necesarias.

Y el liderazgo de las mujeres debe promoverse en los espacios institucionales, desde los gobiernos hasta la sociedad civil y el sector privado, y especialmente en la respuesta a las crisis.

A pesar de haber estado en la primera línea de la respuesta al COVID-19, que representa el 70 por ciento de los trabajadores de la salud a nivel mundial, la hoja de ruta señala que las mujeres actualmente ocupan solo el 24 por ciento de los puestos en los grupos de trabajo del COVID-19 que han coordinado la respuesta política en todo el mundo.

Sube el listón financiero

Además, a pesar de sus roles críticos como perros guardianes y proporcionando una red de seguridad social en las comunidades, las organizaciones de mujeres están lamentablemente subfinanciadas.

En 2018-19, las organizaciones de derechos de las mujeres recibieron solo el uno por ciento de toda la ayuda asignada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) a la igualdad de género, lo que representa solo una pequeña fracción de la ayuda total.

Esto debe cambiar, dice ONU Mujeres.

Para financiar estas medidas, se necesitan con urgencia políticas macroeconómicas transformadoras, incluidos los impuestos progresivos y, especialmente para los países de bajos ingresos, la cooperación mundial y el alivio de la deuda, dice el informe.

Igualmente importante será lograr un cambio en las relaciones de poder para amplificar las voces de los grupos históricamente excluidos y asegurar una transversalización de género efectiva.



Fuente de la Noticia