vie. Abr 12th, 2024


Residentes protestan luego de un operativo policial contra presuntos narcotraficantes en la favela Jacarezinho en Río de Janeiro, Brasil, el 6 de mayo de 2021. Un operativo policial masivo contra narcotraficantes en una favela brasileña el jueves dejó 25 muertos, convirtiendo al empobrecido Río de Janeiro vecindario en un campo de batalla y provocando la condena de los grupos de derechos humanos. – AFP / Mauro Pimentel

RÍO DE JANEIRO: La policía de Brasil enfrentó protestas indignadas y un llamado de la ONU a una investigación el viernes después de que una redada en una favela de Río de Janeiro dejó 25 muertos, algunos de ellos presuntamente asesinados a sangre fría.

“¡Deja de matarnos!” Dijeron cientos de manifestantes del empobrecido barrio de Jacarezinho, que marcharon frente al cuartel general de la policía acusando a los agentes de perpetrar una “masacre”.

“Este es uno de los actos más bárbaros en la historia de la policía de Río”, dijo el estudiante Roger Denis. AFP.

“Estamos aquí para pedir justicia por esta masacre injustificable”.

Fue una de varias protestas planeadas contra la operación policial del jueves, que grupos de derechos dijeron que fue la más mortífera en una ciudad demasiado acostumbrada a la violencia y los asesinatos policiales, particularmente en las favelas o barrios marginales pobres, de mayoría negra.

La policía dijo que la operación tenía como objetivo una banda de narcotraficantes que estaba reclutando niños y adolescentes. Convirtió el vecindario del norte en una zona de guerra el jueves por la mañana, dejando calles sembradas de cadáveres y charcos de sangre.

Uno de los muertos fue un policía con bala en la cabeza, cuyo funeral el viernes por la tarde se esperaba que atrajera emotivos homenajes de colegas, así como de halcones de la seguridad como el presidente Jair Bolsonaro y su círculo íntimo.

Los otros 24 muertos eran “criminales”, según la policía, que ahora enfrentan crecientes llamadas para demostrarlo, así como preguntas sobre por qué fueron asesinados en lugar de arrestados.

El portavoz de la oficina de derechos humanos de las Naciones Unidas, Rupert Colville, dijo a los periodistas en Ginebra que su oficina estaba “profundamente perturbada” por los asesinatos y pidió a los fiscales que inicien una “investigación independiente, exhaustiva e imparcial”.

“Recordamos a las autoridades brasileñas que el uso de la fuerza debe aplicarse sólo cuando sea estrictamente necesario”, dijo.

“La fuerza letal debe utilizarse como último recurso”.

Los residentes describieron un intenso tiroteo, y las imágenes de televisión aérea de la redada mostraban a hombres armados en los tejados pasando de mano en mano lo que parecían rifles de alta potencia.

La policía dijo que los agentes habían seguido todos los protocolos antes de abrir fuego y mostraron grandes montones de drogas y armas incautadas en la operación.

‘Lo ejecutaron’

Pero los relatos de testigos, familiares y videos publicados en las redes sociales suscitaron dudas.

Un residente dijo AFP un joven herido huyó a su casa, solo para que la policía siguiera sus huellas de sangre por las escaleras hasta su apartamento del segundo piso.

“Tuve tiempo de llevar a mis hijos detrás de mí antes de que lo asesinaran”, dijo.

“Ni siquiera le dieron tiempo para decir nada”.

Otro residente le dijo al sitio de titulares.ar" 3169 target="_self">noticias UOL que su esposo, Jonas do Carmo dos Santos, de 32 años, había salido a comprar pan cuando la policía le disparó a quemarropa.

Dos Santos, que trabajaba en la construcción y en una pizzería, no estuvo involucrado en ningún crimen, dijo.

Los testigos le dijeron que estaba herido en la pierna cuando la policía abrió fuego en un callejón lleno de gente que intentaba huir.

Luego, la policía “se acercó a él y lo ejecutó”, dijo.

“Fue una ejecución. Vinieron a matar”.

Dejó un hijo recién nacido, dijo.

‘Todos los malos’

El campamento de Bolsonaro se apresuró a movilizar a la policía.

El presidente de extrema derecha ganó el cargo en 2018 en una plataforma a favor de las armas y la seguridad, y tiene estrechos vínculos con la policía y el ejército.

“Todos eran malos”, dijo el vicepresidente Hamilton Mourao, un general del ejército, refiriéndose a los 24 muertos.

El hijo de Bolsonaro, Eduardo, un congresista, criticó a los “vagabundos” que interrogaban a la policía.

“Hay un policía asesinado y ellos defienden a los asesinos”, escribió en Twitter.

Río, una ciudad costera icónica de 6,7 millones de habitantes, es conocida por sus crímenes violentos y también por una historia problemática de asesinatos policiales.

El año pasado, la policía mató a 1.245 personas en el estado de Río de Janeiro, más, por ejemplo, que los 1.127 casos de este tipo en todo Estados Unidos.

Expertos cuestionaron por qué las autoridades continúan con una estrategia altamente militarizada contra el crimen organizado que ha producido décadas de altos índices de muerte y pocos resultados.

“Cuando la policía se va, las pandillas no son más débiles. Los traficantes simplemente obtienen más armas y regresan más poderosos que antes”, dijo Silvia Ramos, jefa del Observatorio de Seguridad de la Universidad Candido Mendes.

“Entonces la policía vuelve a disparar aún más, dejando a la población aún más traumatizada”.



Source link