mié. Abr 24th, 2024



Fatou Bensouda dio la bienvenida al nuevo gobierno interino del país y otras medidas para lograr la paz y la estabilidad tan buscadas en el país, sin embargo, sostuvo que no es posible la paz sin rendición de cuentas por los delitos graves cometidos en su suelo.

Respete las órdenes de arresto

El fiscal Bensouda dijo que las órdenes de arresto no ejecutadas por presuntos crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra retrasan el proceso de justicia, socavan la rendición de cuentas y, en última instancia, impiden el cierre de las víctimas.

Las órdenes de la CPI deben ser “ejecutadas de manera oportuna”, dijo.

Sin embargo, al señalar que dos presuntos delincuentes habían muerto antes de ser arrestados, reconoció que las órdenes de arresto son un obstáculo ya que esos fugitivos ahora nunca enfrentarán la justicia.

El fiscal jefe también dijo que algunos que se cree que han cometido crímenes graves en Libia siguen escapando de la justicia, incluido Mahmoud Mustafa Busayf Al-Werfalli, quien presuntamente ejecutó a 43 civiles como se especifica en dos órdenes de arresto.

“La falta de voluntad de los que están en el poder en el este de Libia para transferir al Sr. Al-Werfalli a la Corte … ha contribuido a un clima de impunidad”, dijo, y pidió a Libia que investigue y proporcione la información pertinente a la CPI.

Si se confirman, esos asesinatos constituyen “un ejemplo trágico” de perpetradores que escapan a la rendición de cuentas por el más grave de los crímenes, pero “no detendrán la investigación en curso de la situación en Libia”.

Al mismo tiempo, recordó que aún estaba pendiente una orden de arresto contra el “fugitivo deliberado de la justicia” Said Gaddafi, y destacó que Libia sigue teniendo la obligación legal de arrestarlo y entregarlo a la Corte para su juicio.

“Justicia retrasada es justicia denegada”, subrayó.

Política y justicia

La Fiscal señaló los delitos cometidos por grupos armados en el país, entre ellos el “silenciamiento violento de la crítica pública” como método para aterrorizar a la población civil.

Habló de “información preocupante” sobre las actividades de mercenarios y combatientes extranjeros en el país y enfatizó que sus delitos pueden ser competencia de la Corte, “sin importar la nacionalidad de las personas involucradas”.

La Sra. Bensouda agradeció a quienes han apoyado el mandato de la CPI y también señaló que cuando “la maquinación de la política ha intentado interferir con el curso de la justicia”, surgen problemas.

Por el bien de las generaciones presentes y futuras, la Corte debe poder trabajar sin impedimentos, enfatizó.

Trabajo sin obstáculos

Recordó al Consejo el alto calibre e independiente de las investigaciones de la CPI y solicitó mejores niveles de apoyo.

La Sra. Bensouda señaló que el hallazgo de fosas comunes en la ciudad de Tarhuna ha generado buenas discusiones con las autoridades judiciales nacionales, y el fortalecimiento de los esfuerzos en curso ha ayudado a mejorar la cooperación con las autoridades nacionales y los socios sobre el terreno, “abriendo oportunidades muy necesarias para la preservación y la recolección de pruebas para futuros procesamientos ”, dijo.

Abogó por trabajar en conjunto con el Consejo de Seguridad para promover la rendición de cuentas y el estado de derecho internacional por crímenes atroces junto con la solución pacífica de disputas, que dijo que era fundamental para los principios fundacionales de la ONU.

“Mi oficina seguirá cumpliendo su mandato de manera independiente e imparcial en Libia, como lo hace en todas las situaciones en las que tenemos jurisdicción”, concluyó la Sra. Bensouda.



Fuente de la Noticia