Ir al contenido

Más de la mitad de los afganos se enfrentan a la inseguridad alimentaria en los niveles de “crisis” o “emergencia” |



En declaraciones a los periodistas en Nueva York, el Portavoz del Secretario General señaló los informes de que los enfrentamientos aislados y la violencia que afectan a la población civil y que provocan víctimas continuaron en todo el país esta semana.

En Jalalabad, provincia de Nangarhar, los disparos contra las autoridades de facto provocaron la muerte de dos niños el 1 de noviembre.

Dos días después, el miércoles, la detonación de un artefacto explosivo improvisado controlado por radio en la carretera, presuntamente dirigida contra las autoridades de facto, mató a dos civiles.

El jueves, se informó de enfrentamientos armados en la provincia de Bamyan, que resultaron en cinco personas heridas, incluido un civil.

Asistencia humanitaria

En su último informe de situación, la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) muestra preocupación por el “humanitarismo condicional” o los intentos de “apalancar” la asistencia humanitaria con fines políticos.

Los donantes también piden que las transacciones y otras actividades necesarias para las operaciones humanitarias se excluyan del alcance de las sanciones, para permitir que estas actividades continúen sin impedimentos.

El llamamiento urgente de Afganistán, que apunta a 11 millones de personas con ayuda hasta fin de año, busca 606 millones de dólares y actualmente cuenta con un financiamiento del 54 por ciento.

Más noticias en la Web  Los datos de la ONU ayudan a equilibrar las resoluciones de pérdida de peso de Año Nuevo |

Desde el 1 de septiembre de 2021, las agencias de la ONU y sus socios han llegado a 48.383 niños con actividades educativas basadas en la comunidad, han apoyado a 82.761 personas con refugios de emergencia y artículos no alimentarios y han proporcionado asistencia alimentaria a 4,1 millones de personas.

Aproximadamente 580,050 personas recibieron atención primaria de salud y 85,623 niños menores de cinco años recibieron tratamiento por desnutrición aguda.

Incluso antes de los acontecimientos del 15 de agosto, la situación humanitaria en el país era una de las peores del mundo.

A mediados de año, casi la mitad de la población, unos 18,4 millones de personas, ya necesitaba asistencia humanitaria y de protección.

Los riesgos de protección y seguridad para los civiles, en particular las mujeres, los niños y las personas con discapacidad, también estaban alcanzando niveles récord.

Asistencia agrícola

Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) inició la campaña de otoño de distribución de semillas de trigo y fertilizantes en el oriente del país.

También están previstas sesiones de formación técnica sobre las mejores prácticas agrícolas.

La agencia espera llegar a casi 140.000 personas en las provincias de Nangarhar, Kunar, Laghman y Nuristan.





Fuente de la Noticia