mar. Jun 18th, 2024


Stéphane Dujarric, que informó a los periodistas en la conferencia de prensa diaria en Nueva York, citó a los trabajadores humanitarios al decir que “los conflictos, la inseguridad alimentaria, los desastres naturales y el COVID-19” han dejado a unos tres millones de mujeres, niños y hombres con una necesidad urgente de asistencia vital y proteccion.

“Esto incluye a un millón de personas que estaban necesitadas a principios de año, más dos millones de personas adicionales identificadas como necesitadas de ayuda después de la toma del poder militar el 1 de febrero”, dijo.

En ese momento, luego de unas elecciones generales en las que el partido Liga Nacional para la Democracia de Aung San Suu Kyi ganó por abrumadora mayoría, los militares tomaron el control del país y declararon el estado de emergencia por un año.

Cuando los manifestantes tomaron las calles, las fuerzas de seguridad impusieron toques de queda y otras restricciones, lo que provocó presuntos abusos de derechos humanos generalizados, miles de arrestos y cientos de muertes.

Personas desplazadas y vulnerables

Desde entonces, los enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas de Myanmar, diferentes organizaciones armadas étnicas y las fuerzas de defensa del pueblo han dejado a unas 219.000 personas recientemente desplazadas, dijo Dujarric.

Esto se produce cuando una reciente ola de COVID-19 ha exacerbado la terrible situación humanitaria. Al mismo tiempo, las inundaciones en los estados de Rakhine y Kayin han dejado a decenas de miles sin agua y saneamiento.

“La ONU pide una vez más a las partes interesadas que garanticen que la ayuda puede ampliarse para llegar a las personas afectadas por el continuo conflicto armado”, dijo el portavoz.

A pesar del conflicto y COVID, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y sus socios han podido llegar a más de 33.000 personas con suministros de agua y saneamiento.

El Sr. Dujarric también dijo que UNICEF sigue ayudando a casi 150.000 desplazados internos y otras personas en Kachin, Shan del Norte, Rakhine y Sagaing.

Familias huyen

Mientras tanto, la agencia publicó el lunes un relato detallado del deterioro de la situación en Mindat, ubicado en el estado sureño de Chin en el oeste de Myanmar, que ha estado bajo la ley marcial desde mayo.

Según un informe humanitario de la ONU, Mindat es uno de los lugares más afectados del país, con residentes que necesitan apoyo urgente.

En medio de continuos enfrentamientos armados y una devastadora tercera ola de la pandemia, UNICEF contó la historia en una publicación de blog de Hay Mar y su esposo, quienes, como muchos otros, decidieron huir de la violencia, obligados a dejar atrás a algunos de los más vulnerables: incluidos parientes ancianos y mujeres muy embarazadas.

“Mi suegra podría haber corrido con nosotros, pero dijo que no quería. Quería quedarse en su casa ”, dijo Hay Mar.

La familia construyó refugios improvisados ​​en el bosque, lo que los dejó con poca protección contra las lluvias monzónicas.

Futuro de la incertidumbre

Dos semanas después de que Hay Mar y su familia se fueron, comenzó a preocuparse por su suegra.

Con sus tres hijos a cuestas, decidió regresar al pueblo.

Aunque su hijo menor estaba petrificado cuando volvieron a entrar, ella dijo que ahora muestra lentamente signos de superar el trauma y está volviendo al niño animado que alguna vez fue.

Si bien Hay Mar está feliz de ver cambios positivos en él, no está segura de cuánto durará este período de paz y calma.

Como la mayoría de los otros niños en Mindat, sus hijos de 12 y 17 años han estado fuera de la escuela durante casi dos años, primero debido a la pandemia y luego a la crisis de seguridad que amenaza su vida.

“Si vivimos en esta situación, ¿cómo crecerán mis hijos? Estoy muy preocupado por su futuro. Solo quiero vivir en paz ”, dijo a UNICEF.



Fuente de la Noticia