mar. Jun 18th, 2024



Según el director regional de UNICEF para América Latina y el Caribe, Jean Gough, “ya no hay ningún lugar seguro para los niños en Haití”.

“Ya sea de camino a la escuela, en casa o incluso en la iglesia, las niñas y los niños corren el riesgo de ser secuestrados en cualquier lugar, a cualquier hora del día o de la noche. Ésta es la peor pesadilla de todo padre “, explicó.

UNICEF estima, con base en fuentes oficiales, que 71 mujeres y 30 niños fueron secuestrados en los primeros ocho meses de este año, frente a 59 mujeres y 37 niños el año pasado.

El número representa un tercio de los 455 secuestros denunciados. La mayoría de los secuestros tienen lugar en la capital, Puerto Príncipe, y la mayoría de los secuestrados son haitianos.

Aumento de la violencia

Desde junio, la violencia de las pandillas en la zona ha desplazado al menos a 19.000 personas y ha afectado a 1,5 millones.

“Las bandas criminales están utilizando a los niños como moneda de cambio y están ganando dinero con el amor de los padres por sus hijos”, dijo la Sra. Gough. “En medio de la pobreza generalizada y la criminalidad desenfrenada, los secuestros de niños se han convertido en un negocio lucrativo. Esto es abominable”.

Según informes noticiosos, el Centro de Análisis e Investigación en Derechos Humanos, una ONG con sede en Haití, ha informado de casi 800 secuestros en el país este año. Solo en la primera quincena de octubre, 119 personas fueron secuestradas.

El fin de semana pasado fueron secuestrados 17 misioneros de Estados Unidos y Canadá. Los misioneros regresaban de una visita a un orfanato cuando, según informes, miembros de la banda 400 Mazowo se apoderaron de su autobús.

Específicamente, para los niños y sus madres, estos actos tienen un impacto duradero. El cautiverio siempre causa trauma, ya que a menudo son testigos o experimentan humillaciones, amenazas y, en algunos casos, violencia.

Para mejorar la notificación de incidentes y la asistencia, UNICEF ha apoyado a la agencia nacional de protección de la infancia (IBESR) en la reactivación de su línea directa gratuita que se utilizará junto con una línea de ayuda gestionada por la Brigada para la Protección de Menores (BPM).

Combinación de crisis

Haití aún se recupera de un devastador terremoto que azotó el suroeste del país en agosto, dejando 130.000 casas, más de 1.000 escuelas y unos 90 centros de salud dañados o destruidos.

Además, la expulsión de más de 7.600 migrantes haitianos, más de la mitad de los cuales son mujeres y niños, de Estados Unidos y otros países de las Américas, podría poner en riesgo a niños y mujeres más vulnerables.

Según el Coordinador Residente y Humanitario en funciones, Fernando Hiraldo, todas estas crisis plantean obstáculos al acceso humanitario. La situación se complica aún más por la grave escasez de combustible y la reducción de la oferta de bienes.

Según el Sr. Hiraldo, la situación de seguridad, que ya era precaria, se ha deteriorado significativamente desde el asesinato del presidente Jovenel Moïse en julio.

En todo el país, a septiembre de 2021, 4,3 millones de personas experimentaban altos niveles de inseguridad alimentaria aguda, frente a los 4 millones de agosto de 2020.

Actualmente, alrededor del 70 por ciento de todas las escuelas en la parte suroeste del país todavía están dañadas o destruidas, según UNICEF.

A principios de este mes, al dirigirse al Consejo de Seguridad, Helen La Lime, Representante Especial y jefa de la Oficina Integrada de la ONU en Haití (BINUH), dijo que el país está pasando por “uno de los períodos más tensos de su historia reciente”.



Fuente de la Noticia